RSS

Archivos Mensuales: diciembre 2013

FELIZ AÑO NUEVO 2014

untitled

Para el nuevo año yo te deseo:

1. Que cada uno de nosotros logre sus deseos más queridos en armonía perfecta.

2. Que olvidemos la palabra “fracaso” y cada obstáculo nos sirva de aprendizaje y nos de nuevo aliento para hacer los cambios necesarios y seguir.

3. Que si hay que volver sobre el camino andado, lo hagamos con la certeza de que los grandes logros merecen un mayor esfuerzo para ver la manifestación.

 

4. Que encontremos siempre una razón, un por qué en los momentos difíciles, para no flaquear y seguir optimistas.

5. Que ayudemos al hermano que nos necesita y con ello retribuyamos al universo lo mucho que a diario nos da.

6. Que reconozcamos con humildad en cada día el regalo divino de la vida renovada y la oportunidad perenne para construir sin esperar nada a cambio.

7. Que la luz eterna nos guíe para alcanzar nuestra maestría y elevación de la consciencia
8. Que experimentemos el gozo de la vida en cada ser que se cruce en nuestro camino y no veamos diferencias, ni juzguemos o discriminemos a ningún hermano.

9. Que cada uno de nosotros se sienta realizado, lleno de amor, creativo y alegre.

10. Que la prosperidad se manifieste en cada aspecto de nuestras vidas.

11. Que nos sintamos plenos y realizados.

 

 

12. Que la comunicación entre nosotros, y con quienes nos rodean a nivel personal, sea siempre fluida y contribuya a crear lazos cada vez más sólidos y perdurables de unión y hermandad entre todos, poniendo en practica el amor Universal a todo y a todos.

1546230_535163949913909_1029800574_n

 

NAVIDAD…

QUIERO DESEAR A TODOS MIS VISITANTES Y AL MUNDO ENTERO UNAS FELICES FIESTAS…

QUE EN CADA PERSONA ENTRE EL ESPIRITU, LA MAGIA Y SOLIDARIDAD DE LA NAVIDAD…

¡¡¡NAVIDAD ES TODOS LOS DIAS!!!

555274_585018861578459_1938198103_n

El porqué de la Navidad

Érase una vez un hombre que no creía en Dios. No tenía reparos en decir lo que pensaba de la religión y las festividades religiosas, como la Navidad. Su mujer, en cambio, era creyente a pesar de los comentarios desdeñosos de su marido.

 

Una Nochebuena en que estaba nevando, la esposa se disponía a llevar a los hijos al oficio navideño de la parroquia de la localidad agrícola donde vivían. Le pidió al marido que los acompañara, pero él se negó.

 

-¡Qué tonterías! -arguyó-. ¿Por qué Dios se iba a rebajar a descender a la tierra adoptando la forma de hombre? ¡Qué ridiculez!

 

Los niños y la esposa se marcharon y él se quedó en casa.

 

Un rato después, los vientos empezaron a soplar con mayor intensidad y se desató una ventisca. Observando por la ventana, todo lo que aquel hombre veía era una cegadora tormenta de nieve. Y decidió relajarse sentado ante la chimenea.

 

Al cabo de un rato, oyó un golpazo; algo había golpeado la ventana. Luego, oyó un segundo golpe fuerte. Miró hacia afuera, pero no logró ver a más de unos pocos metros de distancia. Cuando empezó amainar la nevada, se aventuró a salir para averiguar qué había golpeado la ventana.

 

En un campo cercano descubrió una bandada de gansos salvajes. Por lo visto iban camino al sur para pasar allí el invierno, y se vieron sorprendidos por la tormenta de nieve y no pudieron seguir. Perdidos, terminaron en aquella finca sin alimento ni abrigo. Daban aletazos y volaban bajo en círculos por el campo, cegados por la borrasca, sin seguir un rumbo fijo. El agricultor dedujo que un par de aquellas aves habían chocado con su ventana.

 MI2

Sintió lástima de los gansos y quiso ayudarlos.

 

-Sería ideal que se quedaran en el granero -pensó-. Ahí estarán al abrigo y a salvo durante la noche mientras pasa la tormenta.

 

Dirigiéndose al establo, abrió las puertas de par en par. Luego, observó y aguardó, con la esperanza de que las aves advirtieran que estaba abierto y entraran. Los gansos, no obstante, se limitaron a revolotear dando vueltas. No parecía que se hubieran dado cuenta siquiera de la existencia del granero y de lo que podría significar en sus circunstancias. El hombre intentó llamar la atención de las aves, pero sólo consiguió asustarlas y que se alejaran más.

 

Entró a la casa y salió con algo de pan. Lo fue partiendo en pedazos y dejando un rastro hasta el establo. Sin embargo, los gansos no entendieron.

 

El hombre empezó a sentir frustración. Corrió tras ellos tratando de ahuyentarlos en dirección al granero. Lo único que consiguió fue asustarlos más y que se dispersaran en todas direcciones menos hacia el granero. Por mucho que lo intentara, no conseguía que entraran al granero, donde estarían abrigados y seguros.

 

-¿Por qué no me seguirán? -exclamó- ¿Es que no se dan cuenta de que ese es el único sitio donde podrán sobrevivir a la nevasca?

 

Reflexionando por unos instantes, cayó en la cuenta de que las aves no seguirían a un ser humano.

 

-Si yo fuera uno de ellos, entonces sí que podría salvarlos -dijo pensando en voz alta.

 

Seguidamente, se le ocurrió una idea. Entró al establo, agarró un ganso doméstico de su propiedad y lo llevó en brazos, paseándolo entre sus congéneres salvajes. A continuación, lo soltó.

 

Su ganso voló entre los demás y se fue directamente al interior del establo. Una por una, las otras aves lo siguieron hasta que todas estuvieron a salvo.

 

El campesino se quedó en silencio por un momento, mientras las palabras que había pronunciado hacía unos instantes aún le resonaban en la cabeza:

 

-Si yo fuera uno de ellos, ¡entonces sí que podría salvarlos!

 

Reflexionó luego en lo que le había dicho a su mujer aquel día:

 

-¿Por qué iba Dios a querer ser como nosotros? ¡Qué ridiculez!

 

De pronto, todo empezó a cobrar sentido. Entendió que eso era precisamente lo que había hecho Dios. Diríase que nosotros éramos como aquellos gansos: estábamos ciegos, perdidos y a punto de perecer. Dios se volvió como nosotros a fin de indicarnos el camino y, por consiguiente, salvarnos. El agricultor llegó a la conclusión de que ese había sido ni más ni menos el objeto de la Natividad.

 

Cuando amainaron los vientos y cesó la cegadora nevasca, su alma quedó en quietud y meditó en tan maravillosa idea. De pronto comprendió el sentido de la Navidad y por qué había venido Jesús a la Tierra. Junto con aquella tormenta pasajera, se disiparon años de incredulidad. 

 

Hincándose de rodillas en la nieve, elevó su primera plegaria: 

“¡Gracias, Señor, por venir en forma humana a sacarme de la tormenta!”

1508602_619475628088341_1918117749_n

1f1417_velacorazon[1]

 

Día Internacional de los Derechos Humanos 2013

Declaracion%20Univ%20Der%20Hum%20c%20logo

Día Internacional de los Derechos Humanos 2013

Mensaje de la Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres

Por Phumzile Mlambo-Ngcuka

Hoy, en el Día Internacional de los Derechos Humanos, hago un llamado a mujeres, hombres y jóvenes de todo el mundo para unir nuestras fuerzas y proteger los derechos de las mujeres. Asimismo, rindo homenaje a aquellas y aquellos activistas que luchan por los derechos humanos de las mujeres.

Hace 20 años, la Declaración de Viena y el Programa de Acción destacaban que el pleno disfrute de todos los derechos humanos en condiciones de igualdad para las mujeres y niñas es una prioridad de los gobiernos y de las Naciones Unidas. Se fortalecieron principios importantes, como el de la universalidad de los derechos humanos y el deber de los Estados de defenderlos.

Desde entonces, se ha elaborado un amplio corpus de estándares legales y recomendaciones sobre los derechos humanos de las mujeres. También se ha avanzado mucho en la aprobación de leyes, políticas y programas nacionales para promover los derechos humanos y la igualdad de las mujeres.

La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que es el tratado internacional de los derechos de las mujeres legalmente vinculante, ha sido ratificada por 187 naciones.

Sin embargo, la discriminación contra las mujeres sigue presente en la ley y en la práctica. Las y los activistas que defienden los derechos humanos de las mujeres sufren acoso y se convierten en el blanco de la violencia. Asimismo, mujeres de todo el mundo siguen formando parte de los grupos más pobres y marginados.

517001_76241292-646x363

Por ello, en este último día de los 16 Días de activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres, recordamos que una de cada tres mujeres en todo el mundo todavía sufre violencia. Esto constituye nada menos que una pandemia mundial y una violación flagrante de los derechos humanos.

Insto a que todas y todos acompañemos las palabras con acciones. Ha llegado el momento de que las leyes, las políticas y los programas que protegen los derechos de las mujeres cuenten con presupuestos adecuados para garantizar su implementación.

derechoshumanos2

A medida que nos acercamos a la fecha final de 2015 para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, sabemos que sólo alcanzaremos un mayor progreso si las mujeres tienen un mayor progreso.

Exhorto a las y los líderes mundiales a que den prioridad a los derechos de las mujeres, el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género en el día a día, así como en el marco para el desarrollo posterior a 2015.

En este Día Internacional de los Derechos Humanos, sigamos el ejemplo que nos dejó Nelson Mandela. Madiba nos demostró que para que una persona sea libre todo el mundo tiene que ser libre. Nuestras esperanzas de un mundo más justo, seguro y pacífico sólo pueden alcanzarse cuando existe respeto universal por la dignidad inherente y los derechos igualitarios de todas y todos los que componemos la familia humana.

1467353_10200519085939246_840094071_n

 
 
A %d blogueros les gusta esto: