RSS

Archivos Mensuales: noviembre 2015

MUSICA RELAJANTE…

10426562_10204338392959284_5209426334691195914_n

[gigya src=”https://www.youtube.com/v/Cnfj6QCGLyA” flashvars=”autoplay=1″ type=”application/x-shockwave-flash” allowscriptaccess=”always” allowfullscreen=”true” width=”480″ height=”385″]
Anuncios
 
Imagen

REFLEXION ANTE LA MASACRE DE PARIS

Vela-e-rosas_1413

Ante la masacre de París

 

Al caer la tarde, quisiera ser una lamparita de cera en la calle Voltaire de París, y arder o llorar o elevar una plegaria por todos los muertos y por todos sus vivos, sus seres queridos. Una plegaria silenciosa llena de piedad y de preguntas.

Las condenas se suceden, a porfía. Una masacre inhumana. Un atentado contra la humanidad. Una profanación, una blasfemia. Todas las palabras de condena llevan razón. Pero ¿por qué no reprobamos por igual cuando son otros los que mueren: en Alepo, en Bagdad, en Kabul, en el Mediterráneo, muertos sin número en lugares sin fin? ¿No valen, no duelen por igual todos los muertos? Pronto olvidaremos también a los muertos de París, y seguiremos condenando nuevas masacres. ¿De qué servirá si no nos preguntamos el por qué y el adónde? ¿Por qué estamos donde estamos?

Se suceden también las declaraciones de guerra. Me inquieta profundamente la primera reacción del gobierno francés: los bombardeos de Raqqa. ¿Acaso intimidarán nuestras demostraciones de fuerza a los que no conocen el miedo? “Es el combate de la civilización contra la barbarie. Venceremos al terrorismo”, proclaman, mientras la industria de las armas se frota las manos. Pero ¿cómo creeremos sus promesas de victoria si llevamos tantas décadas de guerra contra los terroristas, y los terroristas no cesan de aumentar y son cada vez más fuertes e incontrolables? ¿No es invencible un desesperado dispuesto a morir? Y nuestras guerras llamadas legítimas contra el terrorismo ¿acaso no tienen mucho de terrorismo, para coartada y soporte de aquellos a los que combatimos? La guerra lleva a la guerra. Así ha sido siempre y así seguirá. ¿Así querremos seguir?

Llamadas a la unidad europea frente al terrorismo, refuerzos policiales, fervores de la Marsellesa, cierre de fronteras… Por supuesto, serán necesarias medidas inmediatas para impedir atentados, para que la gente pueda pasear tranquila por la calle o asistir a un concierto o comer en un restaurante. Pero ¿cómo lo lograremos mejor para mañana y pasado mañana, cuando olvidemos los muertos de hoy? Las acciones yihadistas  hacen que aumente el odio contra el Islam, y el odio contra el Islam proporciona a la yihad pretextos y militantes enardecidos dispuestos a inmolarse matando. ¿Hasta cuándo seguiremos sumidos en esta locura? ¿Dónde están la Razón y las Luces  proclamadas por París contra la sinrazón en todas sus formas? ¿Qué será de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad en Europa si las defendemos contra otros, los de fuera? ¿Hasta cuándo seguirá siendo verdad aquello que dijo Voltaire: “La civilización no suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara”?

Ardan las lámparas de cera en las calles de París en memoria de todos los muertos y en consuelo de los vivos. Suba la plegaria piadosa. Pero recordemos a todos los muertos, también a los de Raqqa, y no olvidemos la historia. Los atentados que estamos sufriendo y todo lo que sucede en el Oriente Medio ¿no es acaso el reflejo del mundo que los poderes occidentales hemos contribuido a construir o seguimos empeñados en destruir? Recapacitemos sobre Afganistán, Irán, Irak, Libia, Egipto, Siria… Y Palestina, la sufrida Palestina. Recapacitemos sobre los cien últimos años de invasión y expolio de los poderes occidentales en Oriente Medio, sobre tantos derrocamientos de gobiernos legítimos cuando la democracia no servía a nuestros intereses, sobre tanta colaboración con los regímenes más corruptos y dictatoriales cuando convenía a nuestros intereses.

Ante los muertos de París y ante las lágrimas de los vivos, sigamos preguntando: ¿Quién creó, financió y entrenó a Al Qaeda para combatir a Rusia? ¿Y quién concibió y sigue sosteniendo en la sombra al Estado Islámico para desestabilizar todo el Oriente Medio y sacar mayor provecho? ¿No se sientan en el G 20 de los grandes del mundo algunos gobiernos amigos de países, Arabia Saudí en cabeza, en los que encuentran soporte ideológico y financiero los yihadistas que nos combaten y que decimos combatir? ¿No son extrañamente coincidentes los intereses del Estado Islámico y los del poder financiero del mundo occidental, a los que están sometidos casi todos nuestros medios de comunicación que tanto nos mienten? No nos dejan respirar.

            Y vosotros, dirigentes políticos de los países árabes, ¿a dónde conducís a vuestros pueblos, a esa inmensa mayoría de gente pacífica, con vuestras luchas fratricidas sin fin, con vuestro enfrentamiento secular entre sunníes y chiíes, con vuestros imposibles proyectos teocráticos, con vuestro sueño de califato confesional, medieval, absurdo? Y vosotros, los dirigentes religiosos de la ummah o comunidad musulmana universal, ¿a dónde conducís a esa multitud de gente creyente llena de bondad y de generosidad, empeñados como estáis en mantenerla encerradas en el pasado?

Amigos y amigas musulmanas, de vosotros depende en buena medida que en nuestro mundo se realicen la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad que también proclamó el Profeta, la paz sea con él, con vosotros, con nosotros. Somos hermanos. No os dejéis engañar por quienes –sean de los “vuestros” o de los “nuestros”– os quieren llevar al desastre por  el camino de la sumisión o de la guerra. ¡Ojalá, insha-Allah, podáis vivir entre nosotros y ser plenamente de los nuestros sin dejar de ser vosotros, y podamos nosotros vivir plenamente en libertad, igualdad y fraternidad entre vosotros! Shalam aleikum.

 

José Arregi

velas animadas,gif,llamas (10)

 

Karla, la joven recibida por el Papa Francisco a la que violaron 43.200 veces

trafico-personas-Karla
 
 

Karla, la joven recibida por el Papa Francisco a la que violaron 43.200 veces

 Víctima de la trata de personas, uno de los negocios más lucrativos de México, la joven fue obligada a prostituirse durante cuatro años, llegando a quedarse embarazada de su propio proxeneta, del que se enamoró con 12 años

El tráfico de personas sigue siendo una lacra social tremendamente lucrativa al otro lado del charco y México se erige como uno de los países en el que más arraigado se encuentra este delito.

Pueblos como Tenancingo, de apenas 13.000 habitantes, están asolados por bandas que trafican con humanos para posteriormente prostituir a las jóvenes secuestradas.

Pero no es el único foco del país presidido por Enrique Peña Nieto en el que estos crímenes se han convertido ya en una costumbre. Una de las víctimas de este negocio ha sido Karla Jacinto, procedente de Zacatelco, comunidad que rodea Tenancingo.

En una entrevista concedida a la CNN, la joven relata su experiencia a manos de la mafia de trata de personas que, a veces, se encuentran dentro de la propia familia: «Vengo de una familia disfuncional. Fui abusada sexualmente y maltratada desde la edad de 5 años por un pariente».

La secuestraron cuanto tenía 12 años en Ciudad de México. Fugitiva de malostratos por su familia, se dejó engañar por un hombre diez años mayor que ella y con quién comenzó una relación. «Al siguiente día me fui con él. Viví con él por tres meses y durante ese tiempo me trató muy bien. Él me amaba, me compraba ropa, me daba atención, me traía zapatos, flores, chocolates, todo era hermoso», asegura.

Pero no todo era tan idílico. Relata la joven que su pareja solía ausentarse durante semanas o acudía a la casa que compartían con «primos» y mujeres diferentes continuamente. Cuanto hizo acopio del coraje necesario para preguntarle qué era aquello, su novio no le mintió: «Ellos son proxenetas».

«Unos días después me empezó a decir todo lo que tenía que hacer; las posiciones, que tanto necesitaba cambiar, las cosas que tenía que hacer con los clientes y por cuánto tiempo, cómo tenía que tratarlos y cómo tenía que hablarles para que me dieran más dinero», confiesa Karla.

Cuatro años de infierno

Fue el principio del infierno al que se vería abocada durante cuatro años. 1.460 días en los que fue violada un sinfín de ocasiones, en concreto, asegura que 43.200 veces.

Nómada de un negocio del que formaba involuntariamente parte, recorrió buena parte del país. Cuenta Karla que la obligaron a prostituirse 30 veces al día los siete días de la semana. Daba igual el lugar: prostíbulos, moteles de carretera e incluso la calle.

No había lugar para la esperanza, pero la joven la sintió cuando una operación especial de agentes entró en un hotel donde era habitual la prostitución. Pensó que las recatarían a ella y a sus compañeras, víctimas de un sinfín de abusos y agresiones. Pero se topó con la corrupción en primera instancia. Horrorizada vivió en primera persona cómo los policías grababan a las muejres y las extorsionaban, grabándolas en vídeo en situaciones comprometidas. «Pensé que eran asquerosos. Ellos sabían que éramos menores de edad. Ni siquiera estábamos desarrolladas. Teníamos caras tristes. Algunas niñas apenas tenían 10 años de edad. Había chicas que estaban llorando. Les dijeron a los agentes que eran menores de edad y nadie les prestó atención», relata a CNN.

Todavía fue peor cuando tres años después, cuando cumplió 15, se quedó embarazada de su proxeneta, que utilizaba a su hija para amenazarla y tensar aún más la cuerda.

No fue hasta 2006 cuando por fin Karla Jacinto fue rescatada. Ahora, con 23 años, ha hablado incluso con el Papa Francisco en julio en el Vaticano y se ha convertido en una de las defensoras que luchan por erradicar el tráfico de personas y ayudar a sus víctimas.

Fuente:ABCunnamed (1)

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 12, 2015 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Tren de la Vida

4b3758d66a21f6682e0b5af8176f8a8a

El Tren de la Vida

La vida se asemeja a un viaje en tren. Con sus estaciones y cambios de vía, algunos accidentes, sorpresas agradables en algunos casos, y profundas tristezas en otros…

Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con nuestros padres, creemos que siempre viajarán a nuestro lado…  Pero en alguna estación ellos se bajarán dejándonos seguir el viaje, de pronto nos encontraremos sin su compañía y su amor irreemplazable…

No obstante, muchas otras personas que nos serán muy especiales y significativas, se irán subiendo al tren de nuestra vida…  Nuestros hermanos, amigos y en algún momento, el amor de nuestra vida…

Algunos tomarán el tren, para realizar un simple paseo… Otros durante su viaje pasarán por momentos de oscuridad y tristeza… Y siempre encontraremos quienes estén dispuestos ayudar a los más necesitados…

Muchos al bajar, dejan un vacío permanente… otros pasan tan desapercibidos que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon sus asientos…

Es curioso ver como algunos pasajeros, aún los seres queridos, se acomodan en coches distintos al nuestro… Durante todo el trayecto están separados, sin que exista ninguna comunicación… 

Pero en realidad, nada nos impide que nos acerquemos a ellos si existe buena voluntad de nuestra parte…  De lo contrario, puede ser tarde y encontraremos a otra persona en su lugar…

El viaje continúa, lleno de desafíos, sueños, fantasías, alegrías, tristezas, esperas y despedidas…  

Tratemos de tener una buena relación con todos los pasajeros, buscando en cada uno, lo mejor que tengan para ofrecer. En algún momento del trayecto, ellos podrán titubear y probablemente precisaremos entenderlos… pero recordemos que nosotros también, muchas veces, titubeamos y necesitamos a alguien que nos comprenda.El gran misterio para todos, es que no sabremos jamás en qué estación nos toca bajar. Como tampoco dónde bajarán nuestros compañeros de viaje, ni siquiera el que está sentado a nuestro lado.

A veces pienso en el momento en el que me toque bajar del tren. ¿Sentiré nostalgia, temor, alegría, angustia…?  Separarme de los amigos que hice en el viaje, será doloroso y dejar que mis hijos sigan solos, será muy triste. Pero me aferro a la esperanza de que en algún momento, tendré la gran emoción de verlos llegar a la estación principal con un equipaje que no tenían cuando iniciaron su viaje.

Lo que me hará feliz, será pensar que colaboré para que ellos crecieran y permanecieran en este tren hasta la estación final.

Amigos…hagamos que nuestro viaje en este tren tenga significado, que haya valido la pena.

“Vivamos de manera que cuando llegue el momento de desembarcar, nuestro asiento vacío, deje lindos recuerdos a los que continúan viajando en el Tren de la Vida”

FELIZ VIAJE!!!

12190021_890009531113993_504418289306315463_n (1)

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 9, 2015 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: