RSS

Archivo del Autor: carmemarirosi

Acerca de carmemarirosi

Hola, me llamo Mari-Carmen soy una persona sencilla, me gusta solidarizarme con todas las causas justas, y con el mas débil. Muy entregada a la familia. Mi vida gira alrededor de ellos y sus problemas y enfermades… Siempre me intereso el mundo de la informática. Ahora mi Jovi es mi blog. También me gusta el campo y la naturaleza, el mar, la tranquilidad, soy una enamorada de la música, con ella cambia mi estado de animo, me gusta tener amistades y ser fiel... SALUDOS A MIS VISITANTES

LAS DECEPCIONES…

» Superación personal » Algunas decepciones te hacen abrir los ojos y cerrar el corazón

SUPERACIÓN PERSONAL

Algunas decepciones te hacen abrir los ojos y cerrar el corazón

 Luciano Felicevich

3 mayo, 2019

Navegar artículo

Si hay algo que puedes dar por sentado en la vida, es que tarde o temprano te sentirás decepcionado. Alexander Pope dijo: “Bienaventurado el que no espera nada, porque nunca se decepcionará”. Pero como es extremadamente difícil no tener expectativas, tarde o temprano la decepción también llamará a tu puerta.

La decepción es una forma de tristeza, que a menudo se experimenta como un sentimiento de pérdida. Es una brecha dolorosa entre nuestras expectativas y la realidad. Hay tantas decepciones como esperanzas y expectativas, aunque las que más lastiman son las que provienen de personas cercanas e importantes.

Decepción: Encontrar el lado positivo

Por lo general, vemos la decepción desde una perspectiva negativa, y es comprensible, ya que cuando nos sentimos decepcionados observamos la vida a través de lentes oscuros. Pero la decepción también puede ser una maestra si sabemos como sacarle provecho (aunque parezca imposible).

Incluso si nos hace sufrir, nos brinda información valiosa sobre las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, y lo que, en nuestra opinión, nos haría verdaderamente felices. La decepción puede ayudarnos a abrir los ojos.

Entonces, la próxima vez que te sientas decepcionado, en lugar de quedarte atrapado en ese estado, piensa en lo que puedes aprender de la situación.

¿Sólo una cosa puede hacerte feliz?

A veces nos obsesionamos con algo, creemos que solo cuando lo conseguimos podemos ser realmente felices o estar satisfechos y, si no tenemos éxito, nos decepcionamos y caemos en la tristeza más profunda. El problema es que casi siempre subordinamos nuestra felicidad a una cosa, y en cada intento por alcanzarla tendremos un problema serio.

Si no estamos contentos con lo que tenemos, es probable que no estemos a la altura de lo que conquistemos, simplemente porque la felicidad es un estado interior, no depende del entorno.

¿Sólo una persona puede satisfacer tus deseos?

A veces pensamos que cuando encontramos un alma gemela, las estrellas se alinearán y viviremos felices para siempre. Buscamos una serie de características en esa persona y tenemos expectativas muy altas, así que cuando chocamos con la realidad, nos sentimos decepcionados.

¿Esperas demasiado de la otra persona? ¿Tal vez tienes expectativas que esa persona no puede satisfacer? Recuerda que la verdadera satisfacción depende de ti y no de otro. No pienses que los demás deberían preocuparse por ti, ayudarte o estar siempre comprometidos. Pregúntate más bien qué puedes hacer tú por estas personas.

En las relaciones de pareja, cuando nos enamoramos, siempre idealizamos la personalidad del otro. Podemos encontrar en la otra persona atributos que nos agradan, pero todo lo que sea diferente a lo que esperamos no podemos verlo. Esto sucede por tener muchas expectativas sobre el otro y lo que puede significar una próspera relación futura.

No debemos caer en el error. Nuestra pareja tiene una personalidad consolidada, y nuestra felicidad no puede depender de que la otra persona cambie. Por el contrario, el cambio está en nosotros mismos, debemos amar al otro siendo felices por cómo es.

El problema de tener expectativas altas

Nuestras expectativas están influenciadas por las normas sociales. Sin darnos cuenta, seguimos las reglas implícitas que nos muestran cuándo debemos alcanzar ciertos objetivos. Como resultado, ponemos nuestras metas en una línea de tiempo y, si no las alcanzamos, creemos que hemos fallado.

Encontrar un alma gemela, hacer una carrera, tener éxito… En vez de eso, debemos entender que todos somos únicos y que seguimos un ritmo diferente. La confrontación y la prisa solo nos decepcionarán haciéndonos malinterpretar los signos de la vida, lo que a veces no nos dice “no”, sino solo “espera”.

Explora otros caminos

Como dijimos anteriormente, no debemos exigirnos ni creer que solo una cosa o persona puede hacernos felices. La felicidad depende de nosotros mismos y de nuestras acciones.

Es por esto que muchas veces actuamos de manera automática y estructurada por un solitario y largo camino para lograr los objetivos. La problemática está en pensar que solo hay una forma de alcanzar sus metas, o solo una forma correcta y apropiada de hacer las cosas. Inevitablemente nos llevará a la decepción.

Es bueno tener un proyecto, pero no debemos olvidar que siempre hay espacio para la improvisación. Si la vida no funciona de acuerdo con nuestros planes, significa que debemos cambiar, adaptarnos a las nuevas circunstancias y desarrollar un nuevo plan.

En este sentido, Abraham Maslow descubrió que las personas autorrealizadas tienen la extraña capacidad de distinguir entre medios y fines; es decir, tienen sus ojos fijos en sus objetivos, manteniéndose abiertos a las diversas oportunidades que pueden surgir. Son conscientes de que hay diferentes maneras de llegar.

No uses la decepción como un ladrillo para construir muros emocionales

Debemos ser particularmente cuidadosos con la decepción porque puede convertirse en el ladrillo con el que construimos muros emocionales. Cuando una decepción ha sido particularmente grande o hemos acumulado tantas pequeñas decepciones, podemos sentirnos tan engañados y traicionados que decidimos construir un muro a nuestro alrededor.

Es cierto que éste nos protege de futuras decepciones, especialmente en las relaciones amorosas, pero también nos impide volver a darnos una oportunidad, para amar y vibrar, para lograr lo que sea que nos propongamos. Por lo tanto, debemos asegurarnos de tratar la herida emocional y no estancarnos en la decepción.

Debemos usar las decepciones como oportunidades para aprender y crecer, no como excusas para encerrarnos en nuestro mundo.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 17, 2019 en Uncategorized

 

Analfabetismo emocional:

 

Analfabetismo emocional: cuando a nuestro cerebro le falta corazón

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater

30 mayo, 2019

 

 

Son muchas las personas que sufren analfabetismo emocional. Son hábiles en el dominio de múltiples competencias, disponen de un sinfín de títulos y maestrías, pero hacen la misma gestión emocional que un niño de tres años. Ese aprendizaje no viene de fábrica y es lo queramos o no, una asignatura pendiente a la que deberíamos dedicar más recursos…

La mayoría de nosotros sabemos cuáles son los principios de una buena salud física, a saber: una alimentación equilibrada y lo más natural posible, algo de ejercicio, dormir cada noche entre 7 y 9 horas y realizarnos revisiones médicas periódicas para asegurarnos que todo va bien.

«Cuando escuchas con empatía a otra persona, le das a esa persona aire psicológico».

-Stephen R. Covey-

Sin embargo, si hay algo que descuidamos casi de forma alarmante es eso que se contiene entre nuestros oídos: el cerebro. Ahora bien, no nos referimos a ese conjunto de células nerviosas, estructuras y circunvoluciones. Hay que centrar la atención en los indicadores de nuestra salud emocional, es decir, en esa capacidad para sentir la vida y nuestras relaciones, en el estado de esa facultad para entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos…

El ser humano es mucho más que una serie de competencias lingüísticas, matemáticas o tecnológicas. Somos, por encima de todo, seres sociales y emocionales, dimensiones estas que quedan a menudo descuidadas, y hasta infravaloradas en las instituciones educativas. Porque, admitámoslo, de poco nos va a servir saber resolver una ecuación de segundo grado si somos incapaces, por ejemplo, de comunicarnos con eficacia y de empatizar con aquellos que nos rodean.

¿Qué es el analfabetismo emocional?

Sabemos que el término «analfabetismo» tiene una connotación negativa. Sin embargo, no podemos llamar de otro modo a una realidad psicosocial más que evidente. Pongamos un ejemplo, en la actualidad se habla mucho de la figura de los líderes transformadores. De personas capaces de dinamizar una organización gracias a su buen manejo de la inteligencia emocional, de la motivación, de su don para producir impacto en los demás y crear entornos donde las personas pueden hacer uso de su creatividad.

En ocasiones se venden ideas que en la realidad, brillan por su ausencia. Así, es bastante común encontrarnos con directivos o líderes empresariales incapaces, no solo de infundir inspiración a los demás, sino con una nula capacidad para controlar sus emociones, su frustración, su enfado… Son como niños de 3 años enfadados por no obtener aquello que desean, situados por completo en ese pensamiento egocéntrico definido por Piaget en su momento.

Veamos no obstante, qué dimensiones caracterizan el analfabetismo emocional.

  • Incapacidad para entender y manejar las propias emociones.
  • Dificultad para comprender las de los demás.
  • Esa falta de autoconciencia emocional los sitúa a menudo en terrenos muy sensibles. Reaccionan de forma desmedida ante cualquier problema, se sienten agobiados y superados ante cualquier dificultad, sea pequeña o grande.
  • No empatizan, son incapaces de situarse en la mirada ajena, de comprender realidades diferentes a la suya.
  • Sus habilidades sociales son muy rígidas y aunque en ocasiones pueden desenvolverse, les falta sensibilidad,asertividady esa cercanía auténtica con la que crear lazos significativos y no solo relaciones motivadas por el interés personal.
  • Por otro lado, los costes del analfabetismo emocional pueden ser enormes: pensamiento polarizado, represión, racismo o sexismo, narcisismo, necesidad obsesiva por tener la razón…

Asimismo, hay un dato no menos importante que conviene recordar. El analfabatismo emocional, es decir, esa falta de recursos psicológicos y mecanismos emocionales con los que manejar mejor dimensiones como la tristeza, la rabia, el miedo o la decepción, nos hace a su vez mucho más vulnerables a una serie de trastornos mentales.

Así, condiciones como la depresión o los estados de ansiedad crónica son muy comunes en perfiles con poca o nula habilidad para gestionar mejor esos estados internos.

La importancia de educar en Inteligencia Emocional

Sabemos que es ya como un eslogan: «hay que educar en Inteligencia Emocional», debemos entrenarnos en estas habilidades, ser más aptos en materia de emociones. Lo hemos oído hasta la saciedad, hemos leído libros, hemos hecho cursos y decimos que sí con la cabeza cada vez que se nos recuerda la importancia de tener una mayor competencia en esta habilidad.

Sin embargo, las lagunas siguen existiendo. Así, y aunque en algunos currículums educativos de ciertas escuelas ya aparece este objetivo, no podemos pasar por alto algo igual o más importante. Antes de que maestros y profesores entrenen a los niños en el dominio de sus pensamientos y emociones, también ellos deberían ser entrenados previamente.

«Tu intelecto puede confundirse, pero tus emociones nunca te mentirán»

-Roger Ebert-

A menudo, nosotros mismos llegamos a nuestra etapa adulta con un mundo de inseguridades. También nosotros nos levantamos cada día conscientes de que nos faltan herramientas para dominar nuestras emociones, así como ciertas habilidades para encarar mejor la adversidad. De este modo, si no empezamos en primer lugar por nosotros mismos haciendo autoconciencia de nuestro analfabetismo emocional, difícilmente tendremos ese talento para motivara los más pequeños, para entrenarlos en empatía, asertividad o en habilidades sociales…

Una buena «alfabetización emocional» nos dota de grandes beneficios. Así, algo que aprenderemos en primer lugar es que cada emoción tiene su espacio y su utilidad, que diferenciar entre emociones «negativas» y «positivas» no siempre es acertado, porque en realidad, esos estados que a menudo tanto evitamos sentir como es la tristeza o la decepción, tienen sus espacios de conocimiento, su utilidad y su valioso significado.

De las emociones por tanto no se huye, se encaran para saber qué quieren decirnos. Es un modo sensacional de autoconocimiento que nos dota de fortalezas, que ofrece a nuestra mirada un prisma más amplio… a la vez que flexible. Por tanto, no apartemos o despreciemos la necesidad de estar «al día» en materia de emociones. Atendamos a esos mundos interiores donde saber reconocer, expresar, gestionar y transformar esos sentimientos para que fluyan siempre a nuestro favor y no en nuestra contra…

Fragilidad emocional: claves para comprender y fortalecer el «yo»

La fragilidad emocional nos deja sin recursos para afrontar la adversidad y para gestionar nuestros sentimientos de forma inteligente. Porque la fragilidad no tiene nada que ver con la sensibilidad emocional, es su lado opuesto y el más complejo.

 

Valeria Sabater

   

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005 y Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2016 (Universidad de Valencia). Número de colegiada CV14913. Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED.

Valeria Sabater ha trabajado en el área de la psicología social seleccionando y formando personal. A partir del 2008 ejerce como formadora de psicología e inteligencia emocional en centros de secundaria y ofrece apoyo psicopedagógico a niños con problemas del desarrollo y aprendizaje. Además, es escritora y cuenta con diversos premios literarios.

 

 

 

 

“El peligro que tienen todas las drogas es tu ignorancia”

VÍCTOR AMELA
IMA SANCHÍS
LLUÍS AMIGUET

“El peligro que tienen todas las drogas es tu ignorancia”

Tengo 51 años. Nací en Miami y vivo en Nueva York. Soy profesor de Psiquiatría y Psicología en la Universidad de Columbia. Estoy casado y tengo tres hijos (entre 7 y 34 años). ¿ Política? Derechos humanos fundamentales. ¿ Creencias? ¡Oiga, que yo soy un científico! Uso todas las drogas

Víctor Amela, Ima Sanchís, Lluís Amiguet

Otras Fuentes | Foto: Bruce Gilbert

“El peligro que tienen todas las drogas es tu ignorancia”

 

 27
 

Reducir daños

Es un tipo ágil y con buenos reflejos, muy elocuente y expresivo, y en la comunidad científica de Estados Unidos tiene visibilidad por su ensayo High price: A neuroscientist’s journey of selfdiscovery that challenges everything you know about drugs and society (Un alto precio: el viaje de un neurocientífico que desafía todo lo que sabemos sobre drogas y sociedad), ya un clásico. Su libro Drugs, society human behavior lleva dieciséis ediciones, y prepara Drug use for grown ups (Uso de drogas para adultos). Ha estado en Barcelona en una jornada organizada por Energy Control (energycontrol.org) y Asociación Bienestar y Desarrollo (abdong.org): buscan reducir daños.

Me cuentan que consume usted drogas.

Como científico, experimento. Y las uso para mejorar mi vida.

¿Mejorar?

Las drogas psicoactivas modifican la psique en favor de lo que busques en cada caso. Suelo disfrutar de las drogas inductoras de las tres E: euforia, energía y empatía.

¿No es eso peligroso?

Tanto como conducir un coche.

Debería argumentarme este símil.

Conducir puede malherirte… si desconoces las normas y si no te adiestras.

Y aun así… correré riesgos.

Se trata de minimizarlos y disfrutar.

¿Puedo minimizar los riesgos de consumir drogas?

Eso enseño a mis hijos: “¡Cuidado con lo que tomáis, testadlo antes, que sea lo que debe!”.

¿El peligro es la adulteración?

Es el gran peligro. Si te dan gato por liebre, puedes dañarte. Se debe al mercado negro al que nos condena el actual prohibicionismo.

Pues no se drogue.

Nadie puede ordenarme eso: el libre acceso a la ebriedad consciente y voluntaria de cada individuo es un derecho inalienable conquistado por el espíritu humano.

¿Instruye a sus hijos sobre el efecto de cada dosis de cada droga?

¡Por supuesto! Es mi deber y mi seguridad.

¿Y si se trata de heroína? ¿Y de cocaína? ¿Y de MDMA?

Conocemos los efectos de cada droga y de cada dosis, según el peso y fisiología de cada persona. ¡Es ciencia pura!

¿Qué drogas usa usted?

Todas, según lo que necesite. Alcohol, pero a medida que envejezco, la resaca es peor.

Me refería a drogas perseguidas.

A veces me viene bien sedarme ligeramente tras un día muy estresante, y uso dosis de heroína. Otras veces busco estimulación o euforia, y uso metanfetamina o cocaína.

¿Y no se ha enganchado?

¡Menos que a conducir mi coche! Muchos se matan conduciendo, pero no pido al Gobierno que prohiba conducir, ni los coches.

Pero existe riesgo de adicción.

No insista, no soy un niño, soy un adulto responsable que no quiere perjudicarse, ¡y no lo hago! Ni a mí ni a otros. Soy profesor, cuido de mi familia, comparto amistades, pago impuestos y me considero buena persona.

Usted es un científico y sabrá hacerlo debidamente, pero un jovencito…

¡Eduquemos a todos los jovencitos, en vez de taparles los ojos, y dejarles tirados y sin información, solos ante el peligro!

¿Y si se enganchan?

Mire, en mi país muere gente… ¡por ignorancia!: mezclan depresores (opiáceos, benzodiazepinas), alcohol… Y toman sin saberlo fentanilo, ¡más potente que la heroína!, en dosis que provocan depresión respiratoria.

¿Ve cómo drogarse es peligroso?

¡Lo peligroso es tu ignorancia sobre las drogas, no ellas! Es muy infantil e irresponsable acogerse al miedo… ¡y prohibirlo todo!

¿Qué genera la actual prohibición?

Engrosa cuarteles de policías, juzgados de procesos penales, bufetes de abogados y cárceles. ¡Esos son los grandes beneficiados! Pero no la salud de nuestros hijos.

Y el mercado negro, me decía… ¿Despenalizaría el comercio de drogas, pues?

La pulsión de drogarse es como el hambre: viene de fábrica. Prohibirla es absurdo. Lo mejor será despenalizar, regular… y educar.

¿Qué cree que pasaría en tal caso?

En los estados de mi país dónde el “cannabis” ya es legal, los arrestos han caído.

¿Ah sí?

Claro, y es buenísimo: una detención estigmatiza, dificultará ser contratado, empujará a la marginación… Un círculo endemoniado… que la legalización está rompiendo.

¿Qué le llevó a estudiar las drogas?

Mi interés por el comportamiento humano me llevó a la neurociencia, y eso a los efectos de las drogas. Y entendí que las drogas no destruyen la sociedad, lo hace la actual política de drogas, la pobreza y la ignorancia.

Si Pedro Sánchez le pidiese un consejo sobre drogas para España…

Le diría que promueva canales de información, y que facilite puestos de controles de calidad de drogas en puntos a los que el ciudadano pueda acudir: que al menos todos puedan testar que lo que han comprado es lo que creen, antes de consumirlo.

Política de reducción de daños…

Al menos eso, por ahora.

¿Qué país está haciéndolo bien?

Suiza es interesante, no demonizan a ningún grupo social por su uso de drogas, pero allí es fácil por su dimensión y homogeneidad.

¿Y en Estados Unidos hay muchos académicos que sostengan sus mismas tesis?

No. Obama reconoció haber probado marihuana y cocaína: salir del armario de los consumos es constructivo para contrastar experiencias y conocimiento. Pero los po­líticos son cobardes e hipócritas, ¡qué lás­tima!

¿No hizo nada más Obama? Y Trump?

El discurso de Obama era más presentable que el de Trump, pero sus políticas sobre drogas son idénticas, e igual de ciegas.

 

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA DIETA…

La dieta será clave en la lucha contra el cambio climático

Reducir el carbono emitido por el transporte y la producción de energía no es suficiente para limitar el aumento de temperaturas, concluye el último informe especial del IPCC, dedicado a la relación entre el cambio climático y los usos del suelo.

agricultura y cambio climático

No le prestamos mucha atención cuando hablamos de cambio climático pero, después de los océanos, el suelo es el sumidero de carbono más importante del mundo. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) acaba de dar a conocer un informe especial sobre cambio climático y suelo. Es el segundo de los tres informes especiales que se elaborarán durante este periodo de trabajo, que además culminará con la publicación del sexto informe de evaluación, previsto para 2021. El primer informe especial se hizo público a finales de 2018 y trataba sobre los impactos de un calentamiento global de 1,5°C. El último, dedicado a los océanos, se publicará a finales de septiembre.

El nuevo informe especial del IPCC establece que será imposible mantener las temperaturas globales en niveles seguros a menos que haya una profunda transformación en el modo en el que producimos alimentos y usamos el suelo. Durante los dos años que ha durado la elaboración del documento, los expertos han explorado las relaciones entre cambio climático y suelo en las dos direcciones: cómo la forma en la que usamos la tierra contribuye al cambio climático, y cómo el cambio climático afecta a nuestra tierra.

“Los gobiernos nos desafiaron a elaborar el primer análisis integral del sistema clima-tierra a escala mundial”, ha explicado Hoesung Lee, presidente del IPCC. “Lo hemos hecho a través de muchas contribuciones de expertos y gobiernos de todo el mundo. Esta es la primera vez en la historia del informe del IPCC que la mayoría de los autores, el 53%, son de países en desarrollo”, ha añadido.

“La tierra es un recurso crítico, confiamos en ella para obtener alimentación, agua, salud y el bienestar, pero se encuentra bajo un impacto humano creciente, y el cambio climático se suma a estas presiones”, han explicado los expertos en la rueda de prensa de presentación del informe.

Por un lado, el suelo puede actuar como almacén de carbono, que es fijado por las plantas mediante fotosíntesis. El carbono que no se usa para el crecimiento, se distribuye a través de las raíces y se deposita en la tierra, como explica la Agencia Europea de Medio Ambiente. Si no se altera, el carbono puede permanecer allí retenido durante miles de años, y los suelos sanos contribuyen así a mitigar el cambio climático. Un buen ejemplo son las turberas, un tipo de suelo muy valioso en ese sentido, ya que es extremadamente rico en carbono.

En el sentido inverso, el cambio climático puede alterar el modo en el que el suelo almacena carbono, por ejemplo los altos niveles de dióxido de carbono en la atmósfera provocan que los microorganismos descompongan la materia orgánica del suelo y liberen carbono a mayor velocidad.

Además, la forma en la que usamos el suelo también puede provocar que este pase, de ser sumidero, a ser fuente de carbono. El nuevo informe del IPCC es claro: debemos manejar la tierra de una forma mucho más sostenible para que libere menos carbono que en la actualidad.

 

Desertificación y degradación de la tierra

Cuando la tierra se degrada, se vuelve menos productiva y además se reduce su capacidad para absorber carbono. Esto aumenta el cambio climático, mientras que el cambio climático a su vez potencia la degradación de la tierra. “En un futuro con lluvias más intensas, aumenta el riesgo de erosión del suelo en las tierras de cultivo, y el manejo sostenible de la tierra es una forma de proteger a las comunidades de los impactos perjudiciales de esta erosión del suelo y deslizamientos de tierra. Sin embargo, en algunos casos esta degradación podría ser irreversible”, ha explicado Kiyoto Tanabe, copresidente del grupo de trabajo sobre inventarios nacionales de gases de efecto invernadero.

Aproximadamente 500 millones de personas viven en áreas que experimentan la desertificación. Estas zonas son más vulnerables al cambio climático y los eventos extremos, como la sequía, las olas de calor y las tormentas de polvo, con una población mundial cada vez mayor que a su vez ejerce más presión sobre la tierra.

 

 

Medidas propuestas en relación al clima y la tierra

Es necesario restaurar las turberas, reducir el consumo de carne para producir menos metano y evitar el enorme despilfarro de alimentos que se genera hoy en día.

Entre las medidas que propone el informe para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero: seguir dietas de tipo vegano y vegetariano, que además son más saludables y sostenibles, como aquellas que se basan en legumbres, vegetales, nueves y semillas. “Algunas opciones dietéticas requieren más tierra y agua, y causan más emisiones de gases que atrapan el calor que otras”, ha explicado Debra Roberts, copresidenta del Grupo de trabajo II del IPCC. “Las dietas equilibradas con alimentos de origen vegetal, como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras, y alimentos de origen animal producidos de manera sostenible en sistemas con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, presentan grandes oportunidades para adaptarse y limitar el cambio climático”, ha añadido la experta.

 

Seguridad alimentaria

La acción coordinada para abordar el cambio climático puede mejorar simultáneamente la tierra, la seguridad alimentaria y la nutrición, y ayudar a acabar con el hambre. El informe destaca que el cambio climático está afectando los cuatro pilares de la seguridad alimentaria: disponibilidad (rendimiento y producción), acceso (precios y capacidad para obtener alimentos), utilización (nutrición y cocina) y estabilidad (interrupciones en la disponibilidad). “La seguridad alimentaria se verá cada vez más afectada por el cambio climático a través de la disminución del rendimiento, especialmente en los trópicos, el aumento de los precios, la reducción de la calidad de los nutrientes y las interrupciones de la cadena de suministro”, ha explicado Priyadarshi Shukla, copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC. “Habrá impactos más drásticos en los países de bajos ingresos en África, Asia, América Latina y el Caribe”, ha añadido.

Reducir las desigualdades, mejorar los ingresos y garantizar el acceso equitativo a los alimentos para que algunas regiones (donde la tierra no puede proporcionar alimentos adecuados) no estén en desventaja, son otras formas de adaptarse a los efectos negativos del cambio climático.

Es necesario desarrollar un sistema alimentario más resistente y conseguir que haya más tierra disponible para la bioenergía, al tiempo que se protegen los bosques y los ecosistemas naturales. “Las políticas que apoyan la gestión sostenible de la tierra, aseguran el suministro de alimentos para las poblaciones vulnerables y mantienen el carbono en el suelo al tiempo que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero son importantes“, ha resumido Eduardo Calvo, copresidente del Grupo de trabajo sobre inventarios nacionales de gases de efecto invernadero.

 

Contra el desperdicio de alimentos

Aproximadamente un tercio de los alimentos producidos se pierden o desperdician. Reducir esta pérdida y desperdicio reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero y mejoraría la seguridad alimentaria, concluye el informe.

“Nuestra dieta es, en muchos casos, responsable de más emisiones de gases con efecto invernadero que nuestro medio de transporte”, explica el experto en cambio climático y divulgador Andreu Scrivá en su libro ‘Aún no es tarde’. “Si tenemos un coche eléctrico y nos movemos habitualmente en bicicleta, pero comemos carne roja dos veces por semana y fruta fuera de temporada, las emisiones de nuestro menú superarán, con creces, las del transporte”.

Es necesario cambiar el modelo de producción de alimentos y hacerlo más sostenible, pero los consumidores también tenemos mucho que hacer: “Algunas soluciones que dependen de los agricultores. Pero en otras están en manos de cada uno de nosotros,  cuando compramos alimentos y cuando no los desperdiciamos“, ha explicado Valérie Masson-Delmotte, una de las expertas del IPCC que ha intervenido en la rueda de prensa.

 

El informe muestra que gestión más sostenible de la tierra puede contribuir a combatir el cambio climático, pero no es la única solución. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los sectores es esencial para mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2 °C, si no es de 1,5 °C.

 

El nombre completo del informe es Cambio climático y tierra: un informe especial del IPCC sobre cambio climático, desertificación, degradación de la tierra, gestión sostenible de la tierra, seguridad alimentaria y flujos de gases de efecto invernadero en los ecosistemas terrestres, y se puede saber más consultando la web del IPCC.

Victoria González

VICTORIA GONZÁLEZ

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo

 

 

LAS TRECE ROSAS…

¿Quiénes fueron las ‘Trece Rosas’?

Las “Trece Rosas” fueron trece mujeres de entre 18 y 29 años fusiladas contra la tapia del cementerio de la Almudena (Madrid) en la madrugada del 5 de agosto de 1939.

Las “Trece Rosas” fueron trece mujeres de entre 18 y 29 años fusiladas contra la tapia del cementerio de la Almudena (Madrid) en la madrugada del 5 de agosto de 1939, debido a su militancia en la organización Juventudes Socialistas Unificadas y su defensa de la legalidad republicana tras el fin de la Guerra Civil Española.

Antes de ser condenadas a muerte por un Consejo de Guerra bajo la acusación de un delito de “adhesión a la rebelión”, las trece jóvenes habían sido conducidas a instalaciones policiales, donde se les torturó para obtener información sobre otros miembros de la organización clandestina, y más tarde, recluidas en el centro penitenciario de mujeres de Ventas, en Madrid, donde aguardaron hacinadas durante meses un desenlace que se intuía dramático.

Fue el asesinato de Isaac Gabaldón, comandante de la Guardia Civil, a manos de tres militantes de la JSU en la noche del 29 de julio de 1939 lo que dinamitó la punición de todos los miembros detenidos anteriormente, entre los que se encontraban 14 mujeres, de las cuales solo una se salvó de la sentencia. 48 horas después de su dictamen, las trece restantes fueron trasladadas en un camión a 500 metros de la prisión y ejecutadas por un pelotón de fusilamiento, quedando para la historia como las “Trece Rosas Rojas” y cumpliendo así con el ruego de una de sus misivas de despedida.

Sus nombres eran Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brissac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente.

 

Carta de una hija a su madre, Con ALZHEIMER…

Carta de una hija a su madre.

Siento que no recuerdes mi cara… Siento que no sonrías como antes… Siento que tus días a veces sean sombríos… Siento que algunas noches tengas miedo… A pesar de que te tomo de la mano… Siento que no puedas contarles tus cuentos a tus nietos… Siento que no llegues a realizar aquel viaje que tanta ilusión te hacía… Siento que dejes el último libro a medias… Siento que me mires y no me veas… Me duele que poco a poco dejes de ser quien fuiste… Me duele que olvides lo que un día aprendiste y me enseñaste… Me duele solo poder hacerte compañía y aun así que te sientas a solas… Me duele no verte sonreír cuando me ves… Me duelen tantas cosas que a veces me duele el alma.

Lucho cada día por ti, por mí… Lucho ante la impotencia de no admitir que poco a poco te vas… Lucho porque comas, que lleves el pelo como siempre te gusto…. Lucho porque camines y leas, aunque sea aquellos cuentos que tú me leías cuando era niña… Lucho porque no dejes de ser tú misma…. Lucho por no perderte tan deprisa.

Perdóname si muchas veces te riño con o sin motivo…. Perdóname si olvido que tú olvidaste que hoy es mi día…. Perdóname si te fuerzo más de lo que debo… Perdóname si te pido que me mires,… Perdóname si te pido que me oigas…. Perdóname si te pido que me llames por mi nombre, ese nombre que tú me pusiste… Perdóname por mi egoísmo a no aceptar el destino, nuestro destino… Perdóname por tener que decidir por ti.

Gracias por darme la vida, por amamantarme… Gracias por cuidarme cuando me subía la fiebre y lloraba sin parar o sin motivo… Gracias por llevarme de paseo, por acompañarme el primer día al cole… Gracias por recogerme y cruzarme para que saliese a jugar con los amigos… Gracias por hacerme mi plato preferido, por salir temprano a comprar el pan tierno y ponerme el bocadillo… Gracias por tratar que nunca me faltase al menos lo imprescindible… Gracias por decirte mil veces no a ti misma en vez de mí… Gracias por curarme las heridas… Gracias por tus cálidos y fuertes abrazos y besos.

Recordaré tus miradas cómplices… Recordaré tu interés por encauzar mi futuro… Recordaré la tibieza de tus manos… Recordaré las historias que me contabas… Recordaré que me llevas, que te llevo en mi corazón.

Me sentiré orgullosa de llevar tus apellidos… Me sentiré orgullosa de que por mis venas fluya la misma sangre… Me sentiré orgullosa por lo que fuiste, por lo que eres… Me sentiré orgullosa de ser parte de ti y pasaré el relevo.

Te perdono tus insultos, tus rabietas, tus amenazas… Te perdono las noches en vela… Te perdono porque tú me enseñaste a perdonar.

Me has enseñado mucho, todo… Me has enseñado a ser paciente, humilde, optimista… Me has enseñado el verdadero sentido de un nuevo día… Me has enseñado a no culpar a nadie, porque nadie tiene la culpa de lo que ocurre, nos ocurre… Me has enseñado a respetar la vida y no tener miedo a la muerte… Me has enseñado a quererte, no por lo que fuiste sino por lo que eres.

Cada día es un día menos para ti… Para que dejes de sufrir. Cada día es un día menos para mí… Para decirte que te extrañaré, pero no te olvidaré. Estés donde estés, aquí, O si tal vez ya no estás aquí… Quiero que sepas que aunque entre nosotros hubo enfados, quedaron olvidados, solo recuerdo lo bueno. Lo demás quedo olvidado.

TE QUIERO, aunque a veces no te lo llegase a decir… TE QUIERO, ahora, antes y siempre.

TE AGRADEZCO, que a pesar de todo lo que hayamos sufrido y nos queda por sufrir yo haya aprendido a cerrar mis ojos y mirarme por dentro, a reflexionar, a contener las prisas, a caminar despacio junto a ti en tus paseos…

MI BELLA MADRE, ERES Y SERAS POR SIEMPRE… “UNICA”…BENDICIONES Y SALUD PARA TI…

Gracias.

#PorEllosValeLaPenaLuchar

 

Maneras de enfrentar la adicción a las drogas; hay diferentes niveles de tratamiento

Maneras de enfrentar la adicción a las drogas; hay diferentes niveles de tratamiento

El éxito para salir del círculo dañino de la drogadicción está en recibir atención oportuna y apropiada

 

La adicción al alcohol y otras drogas afecta de manera radical a las personas que la padecen, a sus seres queridos, a su economía y por supuesto a su rendimiento laboral o escolar. Las adicciones no surgen repentinamente, son una enfermedad que se genera por diferentes factores y se agrava con el tiempo.

 

Para entenderlo se puede comparar con el cáncer, el cual en sus etapas iniciales puede ser asintomático o manifestarse a través de pequeñas molestias que frecuentemente son minimizadas por las personas. Cuando estas molestias se atienden a tiempo la enfermedad puede ser detectada, tratada y curada, sin embargo, si se deja avanzar, el problema genera molestias imposibles de ignorar y su tratamiento generalmente conlleva métodos invasivos que no siempre garantizan la remisión de la enfermedad.

Regresando al tema de las adiciones, existen diferentes niveles de tratamiento clínico de acuerdo con el grado de severidad del problema. Oceánica cuenta con una clínica ambulatoria en Ciudad de México capaz de atender a personas que no tienen una adicción crónica. Es decir, pueden tratar la problemática de la adicción sin internarse y, en consecuencia, interrumpir su vida cotidiana.

Platicando con el equipo de especialistas de esta sede, pudimos conocer más sobre las características y beneficios de este modelo de tratamiento que fue adaptado a nuestra cultura y que ha sido aplicado exitosamente en países asiáticos y otras naciones como España y Estados Unidos.

¿Cuáles son las características de este tratamiento ambulatorio y por qué conviene sobre otras opciones disponibles en México?

El modelo ambulatorio de Oceánica está basado en evidencia científica, es decir, utiliza métodos que han sido probados previamente. La principal cualidad del modelo ambulatorio es que enseña a los pacientes a enfrentar el problema que tienen sin que se separen de su vida cotidiana. Se trata de aprender a vivir en las circunstancias presentes por medio de un trabajo terapéutico que impacta positivamente las diferentes áreas de su vida.

¿Qué distingue a Oceánica de otras alternativas de tratamiento?

Tenemos programas de atención para adolescentes y programas específicamente dirigidos a la familia. Además, nos preocupamos por acompañar a las personas proporcionándoles diferentes actividades complementarias a la terapia médica y psicológica, lo que crea en nuestros pacientes la sensación de acompañamiento y apoyo que es difícil encontrar en otros espacios.

¿Es accesible este tratamiento?

Anteriormente, Oceánica se había concentrado solo en el tratamiento residencial de las adicciones. Con la clínica de tratamiento ambulatorio, nuestra oferta terapéutica se ha ampliado, volviendo mucho más accesible el tratamiento.

¿Qué mensaje darías a las personas que se encuentran en una situación complicada derivada del consumo de drogas o alcohol?

Sin importar lo difícil que parezca, siempre hay una salida y es posible volver a tener una vida plena, una vida “que valga la pena vivir”, como dice nuestro lema.

¿Cómo pueden contactarlos?

Los asesores de salud de Oceánica ofrecen orientación en el 55 5615 33 33 en la Ciudad de México, por Whatsapp al 55 40 88 65 10 o directamente en el sitio web en oceanica.com.mx. También pueden seguirnos en redes sociales, por Twitter en @oceanicamexico, Facebook en /OceanicaMexico e Instagram en @oceanicaclinica.

 

 
 
A %d blogueros les gusta esto: