RSS

Archivo de la categoría: ALZHEIMER

El premio Nobel de medicina denuncia que las farmacéuticas…

 

El premio Nobel de medicina denuncia que las farmacéuticas bloquean medicamentos que curan porque no son negocio – EcoPortal.net

www.ecoportal.net

El ganador del premio Nobel Richard J. Roberts denuncia la forma en la que operan las grandes farmacéuticas dentro del sistema capitalista, anteponiendo los beneficios económicos a la salud y deteniendo el avance científico en la cura de enfermedades porque curar no es tan rentable como la cronicidad.

En esta entrevista, el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts, denuncia que los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que, en cambio, sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada.

Esto, señala Roberts, también hace que algunos fármacos que podrían curar del todo una enfremedad no sean investigados. Y se pregunta hasta que punto es válido que la industria de la salud se rija por los mismos valores y principios que el mercado capitalista, los cuales llegan a parecerse mucho a los de la mafia.

¿La investigación se puede planificar?
– Si yo fuera ministro de Ciencia, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes; les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.

– Parece una buena política.
– Se suele creer que, para llegar muy lejos, tienes que apoyar la investigación básica; pero si quieres resultados más inmediatos y rentables, debes apostar por la aplicada…

– ¿Y no es así?
– A menudo, los descubrimientos más rentables se han hecho a partir de preguntas muy básicas. Así nació la gigantesca y billonaria industria biotech estadounidense para la que trabajo.

– ¿Cómo nació?
– La biotecnología surgió cuando gente apasionada se empezó a preguntar si podría clonar genes y empezó a estudiarlos y a intentar purificarlos.

– Toda una aventura.
– Sí, pero nadie esperaba hacerse rico con esas preguntas. Era difícil obtener fondos para investigar las respuestas hasta que Nixon lanzó la guerra contra el cáncer en 1971.

– ¿Fue científicamente productiva?
– Permitió, con una enorme cantidad de fondos públicos, mucha investigación, como la mía, que no servía directamente contra el cáncer, pero fue útil para entender los mecanismos que permiten la vida.

– ¿Qué descubrió usted?
– Phillip Allen Sharp y yo fuimos premiados por el descubrimiento de los intrones en el ADN eucariótico y el mecanismo de gen splicing (empalme de genes).

– ¿Para qué sirvió?
– Ese descubrimiento permitió entender cómo funciona el ADN y, sin embargo, sólo tiene una relación indirecta con el cáncer.

– ¿Qué modelo de investigación le parece más eficaz, el estadounidense o el europeo?
– Es obvio que el estadounidense, en el que toma parte activa el capital privado, es mucho más eficiente. Tómese por ejemplo el espectacular avance de la industria informática, donde es el dinero privado el que financia la investigación básica y aplicada, pero respecto a la industria de la salud… Tengo mis reservas.

– Le escucho.
– La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.

– Explíquese.
– La industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital…

– Como cualquier otra industria.
– Es que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.

– Pero si son rentables, investigarán mejor.
– Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

– Por ejemplo…
– He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…

– ¿Y por qué dejan de investigar?
– Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino
que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.

– Es una grave acusación.
– Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y
de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que digo.

– Hay dividendos que matan.
– Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que
propicie ese tipo de abusos.

– ¿Un ejemplo de esos abusos?
– Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

– ¿No me habla usted del Tercer Mundo?
– Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina
que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

– ¿Los políticos no intervienen?
– No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

– De todo habrá.
– Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…

La entrevista fue publicada originalmente por el diario español Vanguardia.

Biografía

Richard J. Roberts nació en Derby, Inglaterra, en 1943. Estudió inicialmente Química, posteriormente se traslada a Estados Unidos, donde desarrolla actividad docente en Harvard y en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York. Desde 1992 dirige los trabajos de investigación del Biolabs Institute, de Beverly, (Massachusetts).

Obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1993, compartido con Phillip A. Sharp, por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no tiene nada que ver con la información genética. Pudieron describir que la información depositada en un gen no estaba dispuesta de forma continua, sino que se encontraba fraccionada.

Los primeros experimentos los realizaron sobre material genético de virus, particularmente de adenovirus.

Ambos llegaron a la conclusión de que el ARN ha tenido que preceder en la evolución al ADN.

Ecoportal.net

Visto en: https://pijamasurf.com/

También podrían interesarte

Source www.ecoportal.net

 

Creo que mi hijo se droga, ¿qué hago?

La adolescencia es un periodo de evolución. A los cambios físicos y psicológicos hay que añadir que se transforma la manera en la que los muchachos y muchachas se relacionan con sus padres y su entorno. Esta época se relaciona también con el momento en que los adolescentes tienen sus primeros contactos con las drogas. El consumo de alcohol, tabaco y otras drogas es un tema que preocupa a los padres, que muchas veces no saben cómo actuar y cómo de grave es el consumo de sus hijos. Hoy en el blog hablamos sobre qué hacer si sospecho que mi hijo consume drogas.

 

¿Cómo saber si mi hijo se droga?

Es muy importante detectar que nuestro hijo o hija consume cuanto antes, no solo por los problemas físicos que se pueden derivar de este consumo, sino también para prevenir el desarrollo de una adicción.

Existen algunas señales que pueden indicarnos que nuestros hijos están consumiendo drogas y son:

  1. Cambios bruscos en el aseo corporal.
  2. Insomnio o pesadillas.
  3. Perdida o ganancia de peso brusca.
  4. Absentismo escolar.
  5. Disminución del rendimiento escolar.
  6. Tendencia a aislarse en su habitación.
  7. Falta de motivación y energía.
  8. Abandono de aficiones e intereses.
  9. Cambios bruscos de humor y nerviosismo.

Como padres, somos las personas que más conocemos a nuestro hijo, por lo que debemos confiar en nuestro instinto de cara a afrontar esta situación.

 

¿Qué hacer si mi hijo se droga?

La comunicación es un factor clave a la hora de prevenir el consumo de drogas de nuestros hijos. Por un lado, una comunicación cercana nos facilitará el darnos cuenta de los primeros consumos; por otro, nos ayudará a afrontar el problema de la mejor forma posible, esto es, con honestidad.

Ignorar el problema, minimizarlo o tener una actitud intrusiva en la intimidad de nuestros hijos -registrando el móvil o los pantalones- no son las mejores maneras de afrontar la situación.

Es recomendable buscar un contexto cómodo para sacar el tema, pasar el día juntos de compras o en un evento que os guste a ambos.

Pueden pactarse restricciones específicas de dinero, espacios o amigos y evaluar si la conducta de nuestro hijo cambia durante este tiempo. En el caso de que así sea, premiar su esfuerzo y reconocerlo. Si, por el contrario, el conflicto persiste es recomendable buscar ayuda especializada.

 

Algunos de los consejos que puedes seguir son:

  • No dejarse llevar por el pánico
  • Afrontar la situación sin dejarla pasar por alto ni banalizarla.
  • Actuar con serenidad y no dramatizar
  • Acudir a un profesional que pueda ayudarte a orientar la situación y asesorarte sobre cómo afrontarla.
  • Habla con tu hijo y escúchale.
  • Se firme a la hora de defender tu posición
  • Establece unos límites claros, sobre todo en relación con el dinero
  • No hagas de detective con tu hijo. Respecta su intimidad y no le registres.

 

imagen sobre la adicción al cannabis

 

¿Y si nada de esto funciona?

Si a pesar de todas estas recomendaciones nuestro hijo no asume la situación y deja de consumir, es todavía más importante mantener una postura firme de rechazo al consumo desde el entorno familiar.

Es posible que aparezca una crisis familiar por este asunto, cuando ninguna de las dos partes quiere ceder en su postura. En este momento, suele ser habitual que los padres acaben cediendo por miedo a una ruptura familiar. No se debe ceder ante los chantajes que utiliza el consumidor para salirse con la suya.

Hay que dejar claro que no se le niega el apoyo familiar, sino que es él quién lo rechaza por no ajustarse a las normas de la casa. El adolescente consumidor va a buscar cualquier grieta o resquicio en la opinión de sus padres para seguir consumiendo. Estas posturas intermedias dan la idea al consumidor de que acabará saliéndose con la suya si persiste en su empeño.

En ocasiones, ponernos firmes en nuestra opinión no garantiza que nuestro hijo dejará de consumir; puede incluso que opte por abandonar el hogar y siga un proceso de mayor deterioro. Las personas con una enfermedad adictiva necesitan «tocar fondo» para darse cuenta de su problema y puedan pedir ayuda.

La ayuda de un profesional que os oriente y aconseje sobre la mejor forma de actuar en estos casos también puede ayudaros.

En Síndrome Adicciones contamos con una unidad de jóvenes orientada a la prevención y a frenar el consumo temprano de sustancias.

 

7 RAZONES POR LAS QUE NUNCA ES DEMASIADO TARDE EN LA VIDA

7 RAZONES POR LAS QUE NUNCA ES DEMASIADO TARDE EN LA VIDA

“Debes vivir en el presente, lanzarte en cada ola, encontrar tu eternidad en cada momento. Los tontos se paran en su isla de oportunidades y miran hacia otra tierra. No hay otra tierra; no hay otra vida, sino ésta.” – Henry David Thoreau

Nuestra vida es limitada -al menos en el número de años que pasamos ​​en la Tierra. Por tanto, muchas personas tratan de “vivir” tanto como sea posible. Otras se estancan en los hubiera/debería haber/podría haber/tendría que haber. Algunas otras experimentan un profundo sentimiento de pesar, incluso algunos desarrollan depresión u otras condiciones de salud. Otros pasan por fases temporales, como la temida “crisis de la mediana edad”.

Pero, ¿qué logra este tipo de pensamiento? Nada. Es natural que experimentamos arrepentimiento de vez en cuando; sin embargo, la dura verdad es que el pasado no puede ser cambiado. Lo único que puede cambiar somos nosotros como resultado de ese pasado. Incluso podemos aliviar el daño que nos ha hecho.

No podemos sumar ni restar años de nuestra vida, sólo podemos vivir cada momento y tratar de sacar el máximo provecho de ello. Dicho esto, continuemos con el tema que nos trajo hasta aquí hoy.

7 RAZONES POR LAS QUE NUNCA ES TARDE EN LA VIDA

  1. TODO LO QUE EXISTE  ESTÁ EN EL PRESENTE

Piénsalo por un momento. ¿Cuántos de nosotros estamos tan envueltos en lo que se hizo en el pasado o en lo que vamos a hacer en el futuro, y todo el tiempo abandonando el presente? ¿Cuántos de nosotros realmente vivimos en el momento?

Algunos científicos han postulado que el tiempo -junto con su naturaleza finita- es una ilusión. Sea una ilusión o no, la mayoría de nosotros estamos de acuerdo en que la vida es sólo una serie de eventos, o momentos, que experimentamos.

Entonces, ¿por qué no enfocarse en lo único que realmente podemos experimentar ahora mismo, en el momento presente?

  1. CAMBIAR UNA COSA A LA VEZ

Hay un error que muchos cometemos al experimentar algún tipo de arrepentimiento en nuestras vidas. Deberíamos concentrar nuestros esfuerzos en cambiar el aspecto/defecto/actitud de nosotros, de nuestra personalidad que nos lleva a cometer el error, en lugar de pensar en todo lo que percibimos que hemos hecho mal debido a eso. Como resultado, estamos abrumados y experimentamos “parálisis”.

Cuando estamos demasiado ocupados pensando en todas las cosas que necesitamos cambiar, es imposible tomar una acción constructiva. Cuando nos centramos en una sola cosa  que mejorar, es mucho, mucho más fácil.

No necesitamos abordar todo a la vez, ¡sólo necesitamos enfocarnos en una cosa y mejorarla!

  1. PODEMOS IR A PASOS DE BEBÉ

Claro que somos un poco mayores, pero eso no significa que tenemos que cambiar todo de la noche a la mañana. Sin mencionar que cuando tratamos de progresar demasiado rápido, nuestros resultados sufren. ¿Cuál es el punto de apresurarse?

Mejor frena un poco y cambia lo que realmente quieres. ¡Serás mucho más feliz con los resultados!

  1. EL FUTURO ES INCIERTO

Por supuesto, nadie sabe lo que sucederá en el futuro. Piense en cuán mejor sería la vida si viviéramos cada día intensamente.

Puede parecer que estamos repitiendo lo que ya hemos dicho, pero es muy importante recordarles esto porque es especialmente necesario si estás tratando de hacer cambios positivos en tu vida.

  1. TODAVÍA TENEMOS VOLUNTAD

“¡Donde hay voluntad, hay una manera!” ¿Cuántas veces hemos escuchado esto? Y qué cierto es. Sin nuestra voluntad, no somos nada.

Si estás respirando, tu voluntad está activa y lista para ser usada. Se podría decir que nuestra voluntad es uno de los elementos más importantes del ser humano, quizá sólo después del alma.

Tienes tu mente, tienes tu alma y ​​tienes tu voluntad. ¡Guíate por ellos!

  1. EL AUTO MEJORAMIENTO NO EXPIRA

Casi sin excepción, parte del arrepentimiento experimentado en la vida es el resultado de no “alcanzar” algo. Cuando uno siente que no ha alcanzado su verdadero potencial, puede dejar una marca dolorosa. Pero la capacidad de mejorarse uno mismo no expira.

¿Quieres estudiar una carrera pero eres “muy mayor”? ¡Qué importa, hazlo! No olvides: ¡Donde hay voluntad, hay una manera! Si ya tienes la voluntad, busca la manera.

  1. NUESTRO LEGADO

¿Cómo pensarán las generaciones futuras de nosotros cuando hayamos partido de esta Tierra? ¿Estarán inspirados y motivados por tu vida? ¿O les serás indiferente, incluso estarán un poco decepcionados?

Es bastante sorprendente que muchas personas piensen en su legado hasta muy tarde en la vida. Pero es uno de los mayores regalos que podemos dejar a nuestros descendientes.

 

UNA MUJER FUERTE….

Las mujeres fuertes están agotadas emocionalmente, a continuación las 6 razones de por qué

Según la gente, una mujer fuerte va por la vida de forma feroz sin preocuparse por lo que los demás piensen de ella. Hace ver que la vivir la vida es algo simple y sencillo. Una mujer fuerte es una que motiva e inspira a los demás a vivir su vida de la forma que quieran. No aceptará un no como respuesta y persigue lo que desea, incluso si otras personas se oponen. Una mujer fuerte desea que los demás saquen el máximo provecho de las oportunidades y busquen alcanzar sus sueños, sin importar las circunstancias. Este tipo de mujer siempre está exigiéndose para ser la mejor y animando a los demás para que también sean la mejor versión de ellos mismos.

Para el resto del mundo, una mujer fuerte tiene una reserva infinita de energía. Es una luchadora y se enfrentará con quien sea y con lo que sea para lograr lo que quiere. Cuando se trata de cuidar de otras personas, una mujer fuerte es el tipo de gente que cuida por naturaleza. A pesar de lo cansada que pueda estar, siempre se hará cargo de sus responsabilidades y cuidará de sus seres queridos. Las mujeres fuertes tienen la misma cantidad de horas al día que todos, pero algunas veces parece que son más productivas que una persona normal. Aunque una mujer fuerte siempre tiene un horario ocupado, encuentra la forma de tener tiempo para todo. Incluso con todas las responsabilidades que tiene, una mujer fuerte es capaz de fluir por la vida sin demasiado esfuerzo, sin dejar que nada la abrume.

Nada se interpone en su camino y nada evitará que alcance sus sueños. Sin embargo, aunque parezca que es una supermujer, una mujer fuerte es humana y tiene sus propias debilidades. Sigue sintiendo ansiedad y estrés, como cualquier otra persona. Para la gente, a las mujeres fuertes no parece afectarlas la negatividad, pero en medio de su fortaleza estas mujeres tienen que lidiar con los mismos sentimientos y pensamientos tóxicos que todo el mundo tiene. Aunque logran enfrentar la vida con una sonrisa, la presión que sienten es en parte debido a todas las responsabilidades que asumen.

Por esta razón, aunque son personas asombrosas, las mujeres fuertes suelen sentirse muy cansadas todo el tiempo. Aunque esta sensación de cansancio puede ser física, gran parte de ella es cansancio emocional. Si esto no se trata, el cansancio podría afectar el cuerpo y la mente de la mujer. Una mujer fuerte que está acostumbrada a cierto nivel de productividad se encontrará perdida cuando no pueda hacer tantas cosas como quiera. Cuando tienen que lidiar con el cansancio emocional, ya suelen haberse dejado la piel y están haciendo lo mejor que pueden para continuar. Aunque el mundo aplaude a estas fuertes mujeres por vivir su vida de la forma que quieren, comentan el error de no abordar el cansancio emocional que suele acompañar este estilo de vida.

¿Por qué están cansadas emocionalmente?

  1. Nunca recurren a los demás para tener seguridad emocional.

¿Eres el tipo de mujer que siempre lidia con sus propias emociones? Aunque deberías solo recurrir a ti para tener seguridad emocional, también es cierto que deberías tener a personas en tu vida con las que puedes compartir

  1. Dan y dan y nunca reciben nada a cambio.

Las mujeres fuertes suelen ser personas que dan naturalmente. Aunque no hay nada malo con dar, puedes dejar de dar si no hay nada más que ofrecer. Ya que las mujeres fuertes rara vez piden algo, suelen quedarse sintiendo más vacías que las demás.

  1. Sienten dolor adentro, pero no lo dejan salir.

Las mujeres fuertes suelen tener la impresión de que siempre deben mostrarse fuertes. No hay nada malo con la fortaleza, pero tampoco hay nada malo con ser vulnerable.

  1. No se dan el cuidado que se merecen.

Eres humana. Necesitas amor, cariño y cuidado, como cualquier otra persona. Las mujeres fuertes rara vez reciben estas cosas porque sencillamente intimidan a los demás o le proyectan al resto del mundo la impresión de que ya están bien cuidadas.

  1. Nunca piden amor.

Las mujeres fuertes nunca piden amor, al menos esto es lo que cree el resto del mundo. Sin embargo, las mujeres fuertes, como cualquier otra persona, necesitan amor.

  1. No les gusta compartir sus problemas con los demás.

Abrirte para contar tus problemas puede ser una señal de debilidad. La verdad es que las mujeres fuertes también necesitan a alguien con el cual hablar sobre sus problemas.

¡Las mujeres fuertes deberían seguir viviendo de la misma forma mientras que también se aseguran de que cuidan de ellas! ¿Estás de acuerdo? ¡Cuéntanos tu opinión en los comentarios y no se te olvide compartir esto con todas las mujeres fuertes en tu vida!

 

ENFERMEDADES MENTALES…

7 enfermedades que tu mente crea y te están matando poco a poco

“Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos…”
Buda

¿Te has puesto a pensar que la mente se puede convertir en uno de tus peores enemigos? No sólo por las pesadillas que recrea después de leer alguna novela de terror o ver una película de suspenso, su poder va más allá, desde lograr que alcancemos una meta que parecía imposible, hasta arruinar los planes (de cualquier índole) que teníamos. 

Hay una frase que dice que somos nuestros pensamientos, refiriéndose justamente a que, todo aquello que creemos, queremos y atraemos con la mente es lo que se materializa. 

La relación existente entre la psique (mente) y el cuerpo (soma) son las causantes de lo que conocemos como “enfermedades psicosomáticas”, las cuales pueden convertirse en una verdadera pesadilla.  

Aunque parezca insignificante, el 25 % de las molestias físicas que tenemos se deben a causas psicológicas, es por eso que la buena relación entre mente y cuerpo es de mucha importancia para el bienestar de todas las personas.

Generalmente los síntomas que se manifiestan en nuestro cuerpo cuando existe alguna enfermedad pueden ser explicados y atendidos por un médico que nos indica lo que debemos hacer para tener una pronta recuperación; sin embargo, cuando ésta es psicosomática, los síntomas no pueden ser explicados por ningún experto, haciendo más difícil que el paciente vuelva a sentirse mejor.

Es por eso que controlar nuestras emociones y pensamientos es de suma importancia, ya que en muchas ocasiones (más de los que creemos) nuestras molestias corporales son muestra de algo que ocupa nuestra mente. Por ejemplo, los daños físicos como caída del cabello y úlceras son ocasionadas principalmente por el estrés y la depresión.

El ritmo al que vivimos en la actualidad, aunado a las presiones sociales y laborales, además de las responsabilidades que tenemos en la cotidianidad, causan que descuidemos un aspecto realmente importante: el interior, que está directamente conectado con la mente y su bienestar, por lo tanto, con el resto de nuestro ser.

Existen siete enfermedades psicosomáticas que cada día van en aumento, debido a lo que anteriormente hemos enunciado. Si has tenido algunos malestares pero en realidad no sabes bien a qué se debe porque el médico te dice que no tienes “nada”, te recomendamos seguir leyendo, tal vez aquí encuentres aquello que te aqueja y puedas descubrir la razón: 

Dolor de cabeza

 

Causado por el estrés, depresión o ansiedad, estos dolores llegan a convertirse en un problema de salud común en todo el mundo. La tensión y dolor en los hombros, el cuello y la cabeza es una consecuencia del ajetreo diario por todas las actividades que realizamos, pero que puede disminuir e incluso desaparecer si tomamos las medidas necesarias para calmarnos y respirar un poco.

Infarto

 

El poco control que tenemos sobre nuestras emociones también es un problema común en todos los seres humanos, especialmente cuando se trata de la ira, a la que la mayoría estamos expuestos y puede, incluso, causar un infarto. Cuando nos enojamos en demasía, nuestro cuerpo genera grasa que está dispuesta a quemarse en una actividad física, de no ser así el corazón podría sufrir graves consecuencias.

Dolor abdominal crónico

 

Este tipo de dolor también es causado por el mal manejo de nuestras emociones. A pesar que en la mayoría de los casos esta molestia es originada por la mala alimentación que en ocasiones llevamos, el enojo y la tristeza también son un punto clave para sentir “un hoyo en el estomago”. 

Fibromialgia

 

La hipersensibilidad o dolor crónico muscular en todo el cuerpo, viene acompañada de síntomas como dificultad para dormir, dolor de cabeza, hormigueo en las piernas y en los pies, falta de concentración y, sobre todo, dolor cuando presionan algún músculo. Generalmente este padecimiento es causado por una carga extrema de estrés o por algún evento traumático.

Fatiga crónica

 

PUBLICIDAD

La falta de energía suele ser muy abrumadora para la vida diaria. Si has sentido que ni durmiendo 12 horas has descansado bien, es probable que tengas esta enfermedad. Así como en otros padecimientos psicosomáticos, la fatiga crónica también es provocada por el mal manejo emocional, pues al estar a la defensiva todo el tiempo y el no permitirnos ser vulnerables nos puede agotar, así como llevar el estrés laboral o personal todo el tiempo presente en la mente.

Úlceras

 

El horror del estrés llega nuevamente con esta molestia. Lo que comienza como una gastritis común y corriente puede convertirse en una peritonitis aguda que es capaz de llevarnos a la muerte. La ansiedad y el estilo de vida que llevamos actualmente, además de los malos hábitos alimenticios que llevamos, son algunas de las causas de estas pequeñas lesiones en la mucosa de nuestro aparato digestivo.

Afecciones inmunitarias

 

Cuando padecemos un cuadro de ansiedad, estrés o depresión, nuestras defensas tienden a bajar, provocando que nos enfermemos más, teniendo malestares innecesarios en nuestra vida, es por eso que la relajación, el ejercicio y aprender a respirar son actividades muy importantes para nuestra salud. 

Normalmente no le damos importancia al poder que nuestra mente tiene, creemos que nuestro cerebro sirve sólo para llevar a cabo las actividades del trabajo o de la escuela, pero no ponemos atención ni le damos el valor que merece. Veámoslo así: nuestra mente es nuestro hogar, en él viven no sólo nuestros sueños y recuerdos, también nuestro presente y aunque no lo creamos, cada palabra y pensamiento que pasa por él tiene gran repercusión a nivel físico, anímico y sentimental. Cuídala, procúrala, a ninguno de nosotros nos gusta tener una casa sucia en la cual no se pueda descansar. 

**
Te compartimos una Guía de meditación para principiantes que te ayudará a tranquilizarte en los momentos que más lo necesites. Recurre al arte, a la lectura o escritura, tienen muchos beneficios, da click aquí para conocer más sobre ello y comenzar a sentirte mejor. 

 

ADICIONES…COCAÍNA,

 

Lorena Paola Torres

26 de enero a la 1:49

La cocaína es maravillosa, nada te hace sentir mejor, tanto que ni siquiera necesitas del sexo, porque al consumirla tenéis una sensación orgásmica que dura mucho más que el orgasmo sexual. No te cansas nunca, no sentís fatiga, ni sueño, ni hambre, ni sed, ni dolor, ni preocupaciones.

Pero el precio que pagas es realmente muy alto. Si la elegís a ella, tenéis que renunciar a todo lo demás. Tus amigos, tu pareja, tu familia, tus finanzas personales, tus capacidades cognitivas progresivamente disminuidas, tu salud, tu cordura, tu voluntad, tu estado físico, tu capacidad para decidir, TU LIBERTAD..

El precio es la más absoluta soledad y una vida gris, un mundo en el que los colores se vuelven grisáceos, donde los sonidos de la música ya no despiertan nada en vos. Nada te complace, nada te llena, nada te satisface, porque además, NUNCA es suficiente.

La cocaína es una trampa, un lobo disfrazado de Caperucita, e irá comiéndose poco a poco lo más valioso que tenéis en la vida: tu PAZ. Y para cuando te des cuenta y quieras alejarte ya será demasiado tarde, estarás atrapado tras esos barrotes invisibles que vos mismo creaste, haciendo cosas que no te dejarán dormir por las noches, porque para descansar no hay mejor almohada que una conciencia limpia. Y no la tendrás, porque además de hacerte daño, harás mucho daño a quienes más quieres y más te quieren, causarás mucho dolor.. y andarás por extraños lugares, tratando con gente a la que no les importa tu vida, solo tu dinero.

Y verás con nostalgia y angustia y dolor y culpa y vergüenza todo lo que antes enriquecía tu vida y le daba sentido a tus días, y perdiste por ella. Y estarás solo con ella, amándola y odiándola.. Y cuando te decidas a recuperar tu vida, ya no podrás liberarte de sus cadenas.

La cocaína es la mejor de las trampas. Tenés que saberlo.

Y digo esto porque en todas partes crece día a día la cantidad de darles y de nuevos consumidores. No te dejes llevar por la curiosidad, no sigas a tus amigos si están en eso..

NO LA PRUEBES. NO LO HAGAS.

No importa que tan dura sea tu vida, valora lo poco que tenéis, que seguramente vale mucho más de lo que crees.

Y si cometiste el error de meterte en ese mundo de espanto, BUSCÁ AYUDA, porque solo no vas a poder salir. Ella no te permitirá escapar.. NUNCA.

Con ella a tu lado tu historia sólo puede terminar de 3 maneras: muerto, preso, o en un manicomio.

 

La mala alimentación repercute de forma directa en la salud mental…

 

La neurocientífica y profesora de Fisiología en la Universidad de La Laguna (ULL) Raquel Marín habla en esta entrevista sobre las consecuencias que puede acarrear a las personas tener una mala alimentación e incluso una mala dieta vegana.

Marín señala que la pobreza influye directamente en la alimentación y pone como ejemplo a Estados Unidos, donde un alto porcentaje de gente pobre sufre obesidad. Resalta que la alimentación tiene una repercusión en el cerebro a todos los niveles y llega a influir a largo plazo en enfermedades como la demencia o el alzhéimer.

Marín además explica por qué tener una mala alimentación influye en el estado de ánimo de las personas y menciona que hay países que han incorporado los probióticos como fórmula para mejorar la salud mental de los ciudadanos.

¿Qué retos afronta la neurociencia en los próximos años?

Uno de los retos que tiene la neurociencia es conseguir cambiar lo que se dicen entre sí las neuronas. Ahora ya sabemos que hay un gran circuito de neuronas que ocupa mil kilómetros y en cada persona este es distinto. Queda por averiguar qué se dicen las neuronas entre ellas para luego poder modificar esa información. Esto podría servir para cambiar las emociones, las tendencias, los problemas más profundos. Es decir, para poder modificar el circuito neuronal contribuyendo al bienestar personal. Otro aspecto que se está empezando a investigar es la comunicación entre las mentes. O sea, sin necesidad de usar el lenguaje, sino que simplemente con técnicas no invasivas una mente se pueda comunicar con varias sin usar ningún tipo de lenguaje. Otro aspecto también es aprender y transferir memoria de forma pasiva, sin necesidad de que se tenga que hacer una actividad intelectual, pues para estudiar necesitas dedicar un tiempo y estar concentrado. Es decir, si se podría transferir información de un cerebro a otro sin ese proceso de aprendizaje.

Usted ha alertado sobre el peligro de tener una dieta vegana mal estructurada ¿Qué problemas puede plantear?

En el veganismo hay que tener en cuenta que, de la misma forma que hay culturas que han sido veganas durante generaciones, como son, por ejemplo, algunas hindúes, esas culturas, metabólicamente hablando, tienen una adaptación a la dieta que viene de muchas generaciones. El cerebro está formado por mucha grasa, una grasa que se necesita para funcionar. El ser humano produce en muy poca cantidad esa grasa. Lo que ocurre es que esa grasa que el cerebro necesita está sobre todo en fuentes marinas. Está sobre todo en pescados grasos que la acumulan de las algas. Si una persona incorpora omega-3 solo a través de semillas de chía, nueces o alubias rojas, ahí solo incorpora uno de los tres ácidos grasos que no producimos, pero le van a faltar los otros dos. Excepto a personas que por generaciones tengan una adaptación genética y metabólica para producir de las plantas sus propios omega-3, al resto nos faltan esas proteínas (enzimas).

Como consecuencia, una persona que sigue una dieta vegana durante mucho tiempo y no tiene en cuenta ese factor puede tener carencias de ácidos grasos. A partir de los 600 días, puedes tener fallos de memoria, encontrarte aturdido, que te cueste concentrarte, una tendencia a estar anímicamente más decaído. En el medio plazo se sabe que la carencia de esas grasas en el cerebro puede ocasionar que tu cerebro envejezca prematuramente. En enfermedades como el alzhéimer o el párkinson suele haber una tendencia a perder ese omega-3-. Entonces estás jugando con una línea roja que es mejor no traspasar.

¿Se puede llegar a tener una dieta equilibrada respetando la filosofía vegana?

Es posible que sí se pueda, aunque teniendo en cuenta que hay que tomar suplementos, sobre todo si eres occidental. Pero hay una cosa que todavía no está totalmente demostrada, pero que es cierta: los microorganismos del intestino, estas bacterias, también necesitan tener un equilibrio. De ese equilibrio se sabe que hay unos perfiles saludables y que para conseguirlos se requiere más una dieta de tipo omnívoro que una enfocada a algo en concreto. En las personas que siguen una dieta vegana, a medio plazo se aprecia que hay un desajuste en esos perfiles. Todavía están en estudio las consecuencias que pueden tener esos desajustes en neuropatologías, porque lo que se sabe desde hace unos años es que los desajustes en microorganismos del intestino son el origen de patologías de muchos tipos, como el autismo, la depresión, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o el alzhéimer.

Canarias es la comunidad autónoma con más sobrepeso. ¿Cómo influye una mala alimentación en el cerebro?

Muchísimo, es esencial. La obesidad es uno de los factores de riesgo del alzhéimer, junto a la diabetes. La diabetes tipo 2 está relacionada con una mala alimentación. Ambos son factores de riesgo de enfermedades neurodegenerativas. Hay estudios que demuestran que, cuando miras por resonancia magnética el cerebro de una persona obesa y lo comparas con el de una persona con peso normal, la persona obesa tiene el cerebro de una persona 10 años mayor en la degradación de la sustancia blanca. Es un factor que acelera el envejecimiento cerebral. Claro, si acelera el envejecimiento cerebral, también aumenta el riesgo de sufrir esas enfermedades. La mala alimentación tiene una repercusión directa en la salud mental a todos los niveles. En los niños hay un retraso escolar, muchas veces, o una tendencia al aislamiento, a ser menos sociales y más retraídos.

¿Influye en el estado anímico? 

El cerebro es uno de los responsables de cómo nos sentimos con los demás, pero también con nosotros mismos. El ser humano es tremendamente social. De hecho, se considera que una de las formas de tener longevidad es manteniendo una vida social sana. Y eso, evidentemente, tiene que ver con cómo estés tú. La primera interacción social es la de uno consigo mismo. Eso está en la base de la felicidad.

¿Qué propone para combatir el sobrepeso en la infancia y los desajustes alimentarios en la población?

Cambiar el estilo de vida. También es importante la información, porque, aunque paradójicamente tenemos acceso a un sinfín de información (cualquiera puede tener un tsunami de información en segundos), la buena información parece que no se canaliza bien. Es clarísimo que si una familia se preocupa más, aunque lleve más esfuerzo, y cuida la alimentación de sus hijos en el medio plazo esto repercute positivamente. Evitar la bollería industrial, evitar comer platos preparados. Es más rápido y más sencillo, incluso más barato, pero, lamentablemente, lo que te ahorras en el bolsillo a la hora de comer es lo que te gastas luego en fármacos.

¿Cómo influye la crisis económica o el bajo poder adquisitivo en esos comportamientos?

Muchísimo. Vamos a poner un ejemplo triste pero real: el mayor índice de obesidad en Estados Unidos está en la gente pobre. Las verduras frescas, las frutas y la comida más saludable son las que cuestan más dinero. Es mucho más barato ir a un McDonal’d y por cuatro euros llenarte, pero llenarte de basura. Tiene una incidencia directa. La obesidad se suele dar en personas con bajo poder adquisitivo y en la que también tienen menor acceso a la información.

¿Cómo afecta la comida rápida al cerebro?

La considerada comida rápida tiene muchas grasas saturadas; también tiene unas grasas denominadas trans que son grasas que no existían de forma natural porque eran aceites, pero se han modificado para que sean sólidas y de esa manera el producto no se enrancie  y dure más tiempo. Pues esas grasas son tóxicas para el cerebro, acaban produciendo inflamación y el deterioro neuronal. Y luego también están los azúcares refinados que se han modificado en la industria para conseguir productos más dulces y atractivos.

Esto tiene una repercusión directa en la salud porque nuestro metabolismo no está adaptado a tener un chute repentino en sangre, porque entonces tienes que hacer trabajar mucho el hígado y digerir una serie de fructosas que no son las naturales y se acaban convirtiendo en grasas. Hay mucha gente que piensa que “tengo colesterol y no como embutido”; sí, pero a lo mejor estás comiendo dulces y el azúcar también acaba en colesterol.

¿De qué manera se pueden combatir las intensas campañas publicitarias relacionadas con alimentos poco sanos?

Es muy difícil combatirlo. Lamentablemente, el seno familiar es el que tiene que actuar de verdugo, seguramente con el apoyo educativo y de los colegios. Hay muchos colegios que miran bastante la nutrición, miran mucho quitar las máquinas expendedoras… Pero es una labor familiar. No queda otra que combatirlo porque, si no consigues ganar toda la guerra, sí lograrás pequeñas batallas. Una vez empiezas a ver que te sientes bien, sobre todo en los adolescentes, que se fijan mucho en su imagen…; si las pautas y el estilo de vida que llevas te hacen sentir bien, los buenos hábitos los acabas adoptando. Esto te lleva prácticamente a una batalla personal.

Raquel Marín, en su despacho de la ULL
Raquel Marín, en su despacho de la ULL durante la entrevista

¿Considera un error no prohibir la venta de bollería y bebidas azucaradas en los centros públicos, por ejemplo en los educativos?

Personalmente, considero que en el siglo XXI la libertad de elección tiene que estar ahí, de la misma manera que todo el mundo tiene la libertad de saber y opinar. Lo que sí es importante es que dentro de esa libertad de elección estemos informados sobre qué elegir. Lo que te da verdadera libertad de elección es el conocimiento. Las máquinas están incluso en Urgencias y en los quirófanos. Eso no quiere decir que sea un ataque a tu salud; el ataque a tu salud viene de si estás todo el día pegado a la máquina y sacas de todo, y eso ya es una elección personal.

¿Qué efectos de tipo psíquico puede producir una mala alimentación?

Uno de los efectos que más llama la atención y se ha estudiado tiene que ver con la depresión. En la depresión hay unos cambios en los organismos del intestino, muchas veces como consecuencia de alimentaciones desequilibradas. Lo que se hace ahora es intentar repoblar con probióticos (bacterias vivas) lo que falta en ese intestino para mejorar el estado anímico del paciente. Ahora mismo hay probióticos en el mercado, por ejemplo en Canadá, que se han incorporado al sistema de salud.

¿… y en relación con trastornos como la anorexia o la bulimia?

Sí, también. Los trastornos como la anorexia o la bulimia, aunque se meten en el mismo paquete, tienen connotaciones distintas, porque en ciertas regiones del cerebro se notan alteraciones. Se producen alteraciones hormonales; por eso afectan en mayor medida a las mujeres, pero también es cierto que a nivel intestinal se producen cambios. Hay una sensación de la imagen de uno mismo que está distorsionada. Esa distorsión es la que te lleva a tener la crisis de anorexia o bulimia. Desde el punto de vista fisiológico, se producen alteraciones en el intestino. Se altera todo aquello que contribuye a tu bienestar; por ejemplo, la creación de serotonina. También se están haciendo estudios con la oxitocina, que es la hormona que producimos cuando tenemos sensaciones de placer. En estas enfermedades seguramente hay un desencadenante inicial. Se ha observado que ciertas zonas del cerebro tienen un comportamiento distinto.

¿Cómo influye la mala alimentación en el desarrollo de la demencia o el alzhéimer?

Uno no puede evitar caer enfermo. Hay un cierto componente genético. Tiene mucho que ver con el estilo de vida, pero no es de un día para otro. En estas enfermedades, los síntomas tempranos, sin que uno se dé cuenta, pueden empezar con 40 años, aunque luego el desencadenante patológico empiece a los 65 o 70 años. Hay una acumulación de factores. Es importante el factor inflamatorio, común en diversas patologías. Se trata de ese pequeño goteo inflamatorio que tienes cuando las células del sistema inmune están en alerta constante y entonces segregan sustancias que son proinflamatorias, una especie de proinflamación leve crónica. Una forma de poderlo inducir es, precisamente, con malas dietas. Es lo que ocurre con las dietas veganas, que tienen mucho omega-6, el que se da conaceites de tierra, y poco omega-3, el proveniente del pescado. En este caso tienes una tendencia a tener procesos proinflamatorios.

¿En qué punto se encuentran las investigaciones sobre el alzhéimer?

Es una de las enfermedades más estudiadas del mundo, en la que más dinero se invierte y en la que más palos de ciego se ha dado hasta ahora. Es una enfermedad que tiene desencadenantes muy localizados, como las placas amiloides. En realidad, no se sabe muy bien cómo llegan hasta ahí y por qué muchas personas las tienen y no enferman y otras sin tenerlas enferman. Y luego hay muchos otros marcadores. Por otra parte, ya están ahí desde que nacemos y no son cosas que nos vengan de fuera como los virus. Ha salido recientemente un artículo en Nature que puede ser el desencadenante curioso de una nueva perspectiva. Parece que con la edad vamos aumentando la cantidad de copias erróneas de esos genes y, al irlas acumulando, producimos en paralelo copias buenas frente a las malas. También hay un estudio de unos investigadores de Italia que apuntan a que la farmacología que se está usando contra el alzhéimer para mejorar la memoria no es la adecuada porque lo primero que ocurre es que afecta al estado anímico. Yo considero que de aquí a diez años estaremos controlando muchas de estas enfermedades. El reto siguiente será cómo devolver la memoria que se ha perdido.

¿Se pueden prevenir ese tipo de enfermedades?

Sí… No se garantiza un resultado al 100%, pero ayuda el ejercicio físico junto a dietas que no sean muy ricas en grasas y contengan las cantidades adecuadas de omega-3 y antioxidantes. Es decir, una dieta tipo mediterránea: rica en legumbres, verduras, frutas, medianamente rica en pescados, pocas carnes y baja en lácteos. Luego, es importante mantener una vida social activa, fundamental en el ser humano. El aislamiento es basura cerebral igual que el estrés.

¿Se valora la investigación científica en la ULL?

La ULL tiene una tradición de investigadores desde hace muchos años, pero todavía no hemos conseguido hacer una distinción clara entre aquellos que son investigadores del ámbito internacional, compiten y hacen una investigación que no solo trae fondos a la universidad y otros que se dedican a un perfil más docente. Son dos patas completamente distintas en las actividades de profesores completamente diferentes, pero se meten en el mismo saco. A una persona que tiene proyectos competitivos a escala internacional se le valora, tanto para lo bueno como para lo malo, de la misma manera que a un profesor con proyectos de innovación educativa.

¿Se aportan los recursos suficientes para que se produzca un desarrollo en la ULL?

No, aunque los presupuestos han aumentado. Muchas veces no es cuestión del presupuesto sino de cómo se gestiona ese presupuesto y cuáles son los objetivos. Ahora se están valorando contratos para nuevos investigadores, lo que considero que es bueno. En la ULL tenemos una media de edad de casi 57 años. Esto quiere decir que hay muchos profesores que están a las puertas de la jubilación y no se renuevan. Un profesor no se forma de un día para otro. Pero a mí me parece que no se está aprovechando del todo la ola de mejoría. Por poner un ejemplo, vino uno de los mejores investigadores en biomedicina y hubo muy poca representación de este colectivo. Hay que aprovechar para darnos a conocer mejor.

¿Se realiza de forma adecuada la divulgación científica?

Bueno, realmente el portal de la universidad es más informativo; por ejemplo, está la revista que ha lanzado Néstor Torrens, Hipótesis. Es una revista que pretende dar una visión distinta de los investigadores, más atractiva para los estudiantes. Me parece que sigue faltando gente divertida que cuente la ciencia. El que cuenta la ciencia no tiene que ser experto en esa ciencia y puede darle un toque humorístico y divertido.

¿Cuáles son los avances más importantes que ha presenciado en la ULL?

El Astrofísico es la punta de lanza. Nos saca imágenes de nuevos planetas, nos saca manchas solares… Lo más espectacular y con mayor impacto mundial lo hace el Instituto de Astrofísica de Canarias.

¿Los ciudadanos valoran la ciencia? ¿Por qué cree que los distintos gobiernos no invierten lo suficiente en I+D+i?

Sí, los ciudadanos la valoramos mucho. Eso son sobre todo cuestiones políticas. Hay países que apuestan por una mayor inversión en I+D+i porque lo que quieren es ser productores de lo que luego otros van a comprar, y hay otros países, como España, donde primero ponen la panadería. El experto en pan forma a otro investigador para que haga un pan maravilloso y, cuando esa persona hace el mejor pan del mundo, lo echa de la panadería. Entonces Alemania se lleva al experto en pan a su país y los españoles le compran el pan a Alemania.

¿Hay machismo en la labor científica?

Sí. Yo nací cuando todavía estaba Franco vivo. Salimos de una época en la que la mujer estaba representada en la universidad, pero no era líder del grupo. Hay muchas de esas personas que todavía están trabajando en la universidad. El que nace lechón nunca muere jirafa. Es muy difícil cambiar esas pautas. Sí que lo he notado, aunque mi doctorado no lo hice en España. Me formé en España, pero luego fui a Canadá y  Estados Unidos. Para mí fue un cambio cultural volver a España porque me encontré que, por el mero hecho del género, y no por tener talento o méritos, que es en lo que yo creo al cien por cien, pues yo no creo en la igualdad sino en la meritocracia, vi mermada mi capacidad. También tengo colaboradores fantásticos, hombres y mujeres, pero a los hombres les cuesta que una mujer los dirija.

¿Ha sufrido experiencias con compañeros?

Sí, realmente sí. Desde mis inicios y en la actualidad. No es lo mismo. No tienes las mismas oportunidades, no te ven de la misma manera, y muchas veces el exceso de relajación, cuando eres líder siendo mujer, se entiende mal. Entonces, a veces, aunque me cueste trabajo, tengo que tener el colmillo más afilado. Ello implica un esfuerzo adicional, pero me evita malos entendidos.

 
 
A %d blogueros les gusta esto: