RSS

Archivo de la categoría: DROGAS

La mala alimentación repercute de forma directa en la salud mental…

 

La neurocientífica y profesora de Fisiología en la Universidad de La Laguna (ULL) Raquel Marín habla en esta entrevista sobre las consecuencias que puede acarrear a las personas tener una mala alimentación e incluso una mala dieta vegana.

Marín señala que la pobreza influye directamente en la alimentación y pone como ejemplo a Estados Unidos, donde un alto porcentaje de gente pobre sufre obesidad. Resalta que la alimentación tiene una repercusión en el cerebro a todos los niveles y llega a influir a largo plazo en enfermedades como la demencia o el alzhéimer.

Marín además explica por qué tener una mala alimentación influye en el estado de ánimo de las personas y menciona que hay países que han incorporado los probióticos como fórmula para mejorar la salud mental de los ciudadanos.

¿Qué retos afronta la neurociencia en los próximos años?

Uno de los retos que tiene la neurociencia es conseguir cambiar lo que se dicen entre sí las neuronas. Ahora ya sabemos que hay un gran circuito de neuronas que ocupa mil kilómetros y en cada persona este es distinto. Queda por averiguar qué se dicen las neuronas entre ellas para luego poder modificar esa información. Esto podría servir para cambiar las emociones, las tendencias, los problemas más profundos. Es decir, para poder modificar el circuito neuronal contribuyendo al bienestar personal. Otro aspecto que se está empezando a investigar es la comunicación entre las mentes. O sea, sin necesidad de usar el lenguaje, sino que simplemente con técnicas no invasivas una mente se pueda comunicar con varias sin usar ningún tipo de lenguaje. Otro aspecto también es aprender y transferir memoria de forma pasiva, sin necesidad de que se tenga que hacer una actividad intelectual, pues para estudiar necesitas dedicar un tiempo y estar concentrado. Es decir, si se podría transferir información de un cerebro a otro sin ese proceso de aprendizaje.

Usted ha alertado sobre el peligro de tener una dieta vegana mal estructurada ¿Qué problemas puede plantear?

En el veganismo hay que tener en cuenta que, de la misma forma que hay culturas que han sido veganas durante generaciones, como son, por ejemplo, algunas hindúes, esas culturas, metabólicamente hablando, tienen una adaptación a la dieta que viene de muchas generaciones. El cerebro está formado por mucha grasa, una grasa que se necesita para funcionar. El ser humano produce en muy poca cantidad esa grasa. Lo que ocurre es que esa grasa que el cerebro necesita está sobre todo en fuentes marinas. Está sobre todo en pescados grasos que la acumulan de las algas. Si una persona incorpora omega-3 solo a través de semillas de chía, nueces o alubias rojas, ahí solo incorpora uno de los tres ácidos grasos que no producimos, pero le van a faltar los otros dos. Excepto a personas que por generaciones tengan una adaptación genética y metabólica para producir de las plantas sus propios omega-3, al resto nos faltan esas proteínas (enzimas).

Como consecuencia, una persona que sigue una dieta vegana durante mucho tiempo y no tiene en cuenta ese factor puede tener carencias de ácidos grasos. A partir de los 600 días, puedes tener fallos de memoria, encontrarte aturdido, que te cueste concentrarte, una tendencia a estar anímicamente más decaído. En el medio plazo se sabe que la carencia de esas grasas en el cerebro puede ocasionar que tu cerebro envejezca prematuramente. En enfermedades como el alzhéimer o el párkinson suele haber una tendencia a perder ese omega-3-. Entonces estás jugando con una línea roja que es mejor no traspasar.

¿Se puede llegar a tener una dieta equilibrada respetando la filosofía vegana?

Es posible que sí se pueda, aunque teniendo en cuenta que hay que tomar suplementos, sobre todo si eres occidental. Pero hay una cosa que todavía no está totalmente demostrada, pero que es cierta: los microorganismos del intestino, estas bacterias, también necesitan tener un equilibrio. De ese equilibrio se sabe que hay unos perfiles saludables y que para conseguirlos se requiere más una dieta de tipo omnívoro que una enfocada a algo en concreto. En las personas que siguen una dieta vegana, a medio plazo se aprecia que hay un desajuste en esos perfiles. Todavía están en estudio las consecuencias que pueden tener esos desajustes en neuropatologías, porque lo que se sabe desde hace unos años es que los desajustes en microorganismos del intestino son el origen de patologías de muchos tipos, como el autismo, la depresión, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o el alzhéimer.

Canarias es la comunidad autónoma con más sobrepeso. ¿Cómo influye una mala alimentación en el cerebro?

Muchísimo, es esencial. La obesidad es uno de los factores de riesgo del alzhéimer, junto a la diabetes. La diabetes tipo 2 está relacionada con una mala alimentación. Ambos son factores de riesgo de enfermedades neurodegenerativas. Hay estudios que demuestran que, cuando miras por resonancia magnética el cerebro de una persona obesa y lo comparas con el de una persona con peso normal, la persona obesa tiene el cerebro de una persona 10 años mayor en la degradación de la sustancia blanca. Es un factor que acelera el envejecimiento cerebral. Claro, si acelera el envejecimiento cerebral, también aumenta el riesgo de sufrir esas enfermedades. La mala alimentación tiene una repercusión directa en la salud mental a todos los niveles. En los niños hay un retraso escolar, muchas veces, o una tendencia al aislamiento, a ser menos sociales y más retraídos.

¿Influye en el estado anímico? 

El cerebro es uno de los responsables de cómo nos sentimos con los demás, pero también con nosotros mismos. El ser humano es tremendamente social. De hecho, se considera que una de las formas de tener longevidad es manteniendo una vida social sana. Y eso, evidentemente, tiene que ver con cómo estés tú. La primera interacción social es la de uno consigo mismo. Eso está en la base de la felicidad.

¿Qué propone para combatir el sobrepeso en la infancia y los desajustes alimentarios en la población?

Cambiar el estilo de vida. También es importante la información, porque, aunque paradójicamente tenemos acceso a un sinfín de información (cualquiera puede tener un tsunami de información en segundos), la buena información parece que no se canaliza bien. Es clarísimo que si una familia se preocupa más, aunque lleve más esfuerzo, y cuida la alimentación de sus hijos en el medio plazo esto repercute positivamente. Evitar la bollería industrial, evitar comer platos preparados. Es más rápido y más sencillo, incluso más barato, pero, lamentablemente, lo que te ahorras en el bolsillo a la hora de comer es lo que te gastas luego en fármacos.

¿Cómo influye la crisis económica o el bajo poder adquisitivo en esos comportamientos?

Muchísimo. Vamos a poner un ejemplo triste pero real: el mayor índice de obesidad en Estados Unidos está en la gente pobre. Las verduras frescas, las frutas y la comida más saludable son las que cuestan más dinero. Es mucho más barato ir a un McDonal’d y por cuatro euros llenarte, pero llenarte de basura. Tiene una incidencia directa. La obesidad se suele dar en personas con bajo poder adquisitivo y en la que también tienen menor acceso a la información.

¿Cómo afecta la comida rápida al cerebro?

La considerada comida rápida tiene muchas grasas saturadas; también tiene unas grasas denominadas trans que son grasas que no existían de forma natural porque eran aceites, pero se han modificado para que sean sólidas y de esa manera el producto no se enrancie  y dure más tiempo. Pues esas grasas son tóxicas para el cerebro, acaban produciendo inflamación y el deterioro neuronal. Y luego también están los azúcares refinados que se han modificado en la industria para conseguir productos más dulces y atractivos.

Esto tiene una repercusión directa en la salud porque nuestro metabolismo no está adaptado a tener un chute repentino en sangre, porque entonces tienes que hacer trabajar mucho el hígado y digerir una serie de fructosas que no son las naturales y se acaban convirtiendo en grasas. Hay mucha gente que piensa que “tengo colesterol y no como embutido”; sí, pero a lo mejor estás comiendo dulces y el azúcar también acaba en colesterol.

¿De qué manera se pueden combatir las intensas campañas publicitarias relacionadas con alimentos poco sanos?

Es muy difícil combatirlo. Lamentablemente, el seno familiar es el que tiene que actuar de verdugo, seguramente con el apoyo educativo y de los colegios. Hay muchos colegios que miran bastante la nutrición, miran mucho quitar las máquinas expendedoras… Pero es una labor familiar. No queda otra que combatirlo porque, si no consigues ganar toda la guerra, sí lograrás pequeñas batallas. Una vez empiezas a ver que te sientes bien, sobre todo en los adolescentes, que se fijan mucho en su imagen…; si las pautas y el estilo de vida que llevas te hacen sentir bien, los buenos hábitos los acabas adoptando. Esto te lleva prácticamente a una batalla personal.

Raquel Marín, en su despacho de la ULL
Raquel Marín, en su despacho de la ULL durante la entrevista

¿Considera un error no prohibir la venta de bollería y bebidas azucaradas en los centros públicos, por ejemplo en los educativos?

Personalmente, considero que en el siglo XXI la libertad de elección tiene que estar ahí, de la misma manera que todo el mundo tiene la libertad de saber y opinar. Lo que sí es importante es que dentro de esa libertad de elección estemos informados sobre qué elegir. Lo que te da verdadera libertad de elección es el conocimiento. Las máquinas están incluso en Urgencias y en los quirófanos. Eso no quiere decir que sea un ataque a tu salud; el ataque a tu salud viene de si estás todo el día pegado a la máquina y sacas de todo, y eso ya es una elección personal.

¿Qué efectos de tipo psíquico puede producir una mala alimentación?

Uno de los efectos que más llama la atención y se ha estudiado tiene que ver con la depresión. En la depresión hay unos cambios en los organismos del intestino, muchas veces como consecuencia de alimentaciones desequilibradas. Lo que se hace ahora es intentar repoblar con probióticos (bacterias vivas) lo que falta en ese intestino para mejorar el estado anímico del paciente. Ahora mismo hay probióticos en el mercado, por ejemplo en Canadá, que se han incorporado al sistema de salud.

¿… y en relación con trastornos como la anorexia o la bulimia?

Sí, también. Los trastornos como la anorexia o la bulimia, aunque se meten en el mismo paquete, tienen connotaciones distintas, porque en ciertas regiones del cerebro se notan alteraciones. Se producen alteraciones hormonales; por eso afectan en mayor medida a las mujeres, pero también es cierto que a nivel intestinal se producen cambios. Hay una sensación de la imagen de uno mismo que está distorsionada. Esa distorsión es la que te lleva a tener la crisis de anorexia o bulimia. Desde el punto de vista fisiológico, se producen alteraciones en el intestino. Se altera todo aquello que contribuye a tu bienestar; por ejemplo, la creación de serotonina. También se están haciendo estudios con la oxitocina, que es la hormona que producimos cuando tenemos sensaciones de placer. En estas enfermedades seguramente hay un desencadenante inicial. Se ha observado que ciertas zonas del cerebro tienen un comportamiento distinto.

¿Cómo influye la mala alimentación en el desarrollo de la demencia o el alzhéimer?

Uno no puede evitar caer enfermo. Hay un cierto componente genético. Tiene mucho que ver con el estilo de vida, pero no es de un día para otro. En estas enfermedades, los síntomas tempranos, sin que uno se dé cuenta, pueden empezar con 40 años, aunque luego el desencadenante patológico empiece a los 65 o 70 años. Hay una acumulación de factores. Es importante el factor inflamatorio, común en diversas patologías. Se trata de ese pequeño goteo inflamatorio que tienes cuando las células del sistema inmune están en alerta constante y entonces segregan sustancias que son proinflamatorias, una especie de proinflamación leve crónica. Una forma de poderlo inducir es, precisamente, con malas dietas. Es lo que ocurre con las dietas veganas, que tienen mucho omega-6, el que se da conaceites de tierra, y poco omega-3, el proveniente del pescado. En este caso tienes una tendencia a tener procesos proinflamatorios.

¿En qué punto se encuentran las investigaciones sobre el alzhéimer?

Es una de las enfermedades más estudiadas del mundo, en la que más dinero se invierte y en la que más palos de ciego se ha dado hasta ahora. Es una enfermedad que tiene desencadenantes muy localizados, como las placas amiloides. En realidad, no se sabe muy bien cómo llegan hasta ahí y por qué muchas personas las tienen y no enferman y otras sin tenerlas enferman. Y luego hay muchos otros marcadores. Por otra parte, ya están ahí desde que nacemos y no son cosas que nos vengan de fuera como los virus. Ha salido recientemente un artículo en Nature que puede ser el desencadenante curioso de una nueva perspectiva. Parece que con la edad vamos aumentando la cantidad de copias erróneas de esos genes y, al irlas acumulando, producimos en paralelo copias buenas frente a las malas. También hay un estudio de unos investigadores de Italia que apuntan a que la farmacología que se está usando contra el alzhéimer para mejorar la memoria no es la adecuada porque lo primero que ocurre es que afecta al estado anímico. Yo considero que de aquí a diez años estaremos controlando muchas de estas enfermedades. El reto siguiente será cómo devolver la memoria que se ha perdido.

¿Se pueden prevenir ese tipo de enfermedades?

Sí… No se garantiza un resultado al 100%, pero ayuda el ejercicio físico junto a dietas que no sean muy ricas en grasas y contengan las cantidades adecuadas de omega-3 y antioxidantes. Es decir, una dieta tipo mediterránea: rica en legumbres, verduras, frutas, medianamente rica en pescados, pocas carnes y baja en lácteos. Luego, es importante mantener una vida social activa, fundamental en el ser humano. El aislamiento es basura cerebral igual que el estrés.

¿Se valora la investigación científica en la ULL?

La ULL tiene una tradición de investigadores desde hace muchos años, pero todavía no hemos conseguido hacer una distinción clara entre aquellos que son investigadores del ámbito internacional, compiten y hacen una investigación que no solo trae fondos a la universidad y otros que se dedican a un perfil más docente. Son dos patas completamente distintas en las actividades de profesores completamente diferentes, pero se meten en el mismo saco. A una persona que tiene proyectos competitivos a escala internacional se le valora, tanto para lo bueno como para lo malo, de la misma manera que a un profesor con proyectos de innovación educativa.

¿Se aportan los recursos suficientes para que se produzca un desarrollo en la ULL?

No, aunque los presupuestos han aumentado. Muchas veces no es cuestión del presupuesto sino de cómo se gestiona ese presupuesto y cuáles son los objetivos. Ahora se están valorando contratos para nuevos investigadores, lo que considero que es bueno. En la ULL tenemos una media de edad de casi 57 años. Esto quiere decir que hay muchos profesores que están a las puertas de la jubilación y no se renuevan. Un profesor no se forma de un día para otro. Pero a mí me parece que no se está aprovechando del todo la ola de mejoría. Por poner un ejemplo, vino uno de los mejores investigadores en biomedicina y hubo muy poca representación de este colectivo. Hay que aprovechar para darnos a conocer mejor.

¿Se realiza de forma adecuada la divulgación científica?

Bueno, realmente el portal de la universidad es más informativo; por ejemplo, está la revista que ha lanzado Néstor Torrens, Hipótesis. Es una revista que pretende dar una visión distinta de los investigadores, más atractiva para los estudiantes. Me parece que sigue faltando gente divertida que cuente la ciencia. El que cuenta la ciencia no tiene que ser experto en esa ciencia y puede darle un toque humorístico y divertido.

¿Cuáles son los avances más importantes que ha presenciado en la ULL?

El Astrofísico es la punta de lanza. Nos saca imágenes de nuevos planetas, nos saca manchas solares… Lo más espectacular y con mayor impacto mundial lo hace el Instituto de Astrofísica de Canarias.

¿Los ciudadanos valoran la ciencia? ¿Por qué cree que los distintos gobiernos no invierten lo suficiente en I+D+i?

Sí, los ciudadanos la valoramos mucho. Eso son sobre todo cuestiones políticas. Hay países que apuestan por una mayor inversión en I+D+i porque lo que quieren es ser productores de lo que luego otros van a comprar, y hay otros países, como España, donde primero ponen la panadería. El experto en pan forma a otro investigador para que haga un pan maravilloso y, cuando esa persona hace el mejor pan del mundo, lo echa de la panadería. Entonces Alemania se lleva al experto en pan a su país y los españoles le compran el pan a Alemania.

¿Hay machismo en la labor científica?

Sí. Yo nací cuando todavía estaba Franco vivo. Salimos de una época en la que la mujer estaba representada en la universidad, pero no era líder del grupo. Hay muchas de esas personas que todavía están trabajando en la universidad. El que nace lechón nunca muere jirafa. Es muy difícil cambiar esas pautas. Sí que lo he notado, aunque mi doctorado no lo hice en España. Me formé en España, pero luego fui a Canadá y  Estados Unidos. Para mí fue un cambio cultural volver a España porque me encontré que, por el mero hecho del género, y no por tener talento o méritos, que es en lo que yo creo al cien por cien, pues yo no creo en la igualdad sino en la meritocracia, vi mermada mi capacidad. También tengo colaboradores fantásticos, hombres y mujeres, pero a los hombres les cuesta que una mujer los dirija.

¿Ha sufrido experiencias con compañeros?

Sí, realmente sí. Desde mis inicios y en la actualidad. No es lo mismo. No tienes las mismas oportunidades, no te ven de la misma manera, y muchas veces el exceso de relajación, cuando eres líder siendo mujer, se entiende mal. Entonces, a veces, aunque me cueste trabajo, tengo que tener el colmillo más afilado. Ello implica un esfuerzo adicional, pero me evita malos entendidos.

Anuncios
 

LAS PERSONAS HIPÓCRITAS…

Las personas hipócritas están entre el peor tipo de gente deshonesta. Un hipócrita se define como: Una persona que finge tener virtudes, creencias morales o religiosas, principios, etc., que él o ella realmente no posee, especialmente una persona cuyas acciones, desmienten creencias declaradas. Es una persona que finge alguna actitud deseable o aprobada públicamente, especialmente aquella cuya vida privada, opiniones o declaraciones, desmienten sus declaraciones públicas. ¿Alguien más piensa en “políticos” o “celebridades” al leer la definición?

Según un equipo de investigación de la Universidad del Sur de California (USC), la hipocresía comprende uno de los siguientes tres comportamientos:

1. Los estándares de doble moral ocurren cuando una persona es vengativa acerca de un acto ofensivo percibido de otra persona; sin embargo, muestra poca vacilación o culpa al hacer exactamente lo mismo. (Ejemplo: cerrarle el paso a alguien en el tráfico.)

2. La duplicidad moral es generalmente la que usamos para definir el acto. La duplicidad moral es cuando alguien dice ser honrado en sus motivos, pero esto se sabe que es una completa falsedad. (Ejemplo: un político que cita puntos de vista neutrales sobre un tema, a pesar de una evidencia indiscutible de lo contrario).

3. La debilidad moral es el tipo de desconexión cognitiva en el que las creencias o las costumbres de una persona, son superadas por su falta de autocontrol. Por lo tanto, participan en el acto sabiendo que está mal. (Ejemplo: un miembro del clero que toma un voto de celibato y luego se involucra en actos sexuales.)

Existen “de hipócritas a hipócritas”

Si somos honestos con nosotros mismos, la mayoría de nosotros hemos sido hipócritas en ciertos momentos y como en las mentiras “necesarias” que a veces nos vemos orillados a decir, pensamos que esto también, a veces nos orilla a ser “necesariamente”. ¿Esto nos convierte en un hipócrita de buena fe? No. Al menos, a una persona razonable no debería de convertirla en un hipócrita de esa naturaleza.

Todo es cuestión de proclividad y frecuencia. En otras palabras, ¿la persona realmente vive como un hipócrita, mentiroso, degenerado o manipulador? ¿Pueden definirse como tales? Ese es el punto de referencia. “Atrapar” a alguien haciendo algo que se percibe como hipócrita, puede no justificar el etiquetado con el título de “hipócrita”.

Tal vez el mejor curso de acción es usar nuestro mejor juicio (incluyendo la comprensión de la situación). Y cuando sea posible, apropiado y ético, permanecer discretos. No ser la fuente de los chismes de la oficina, por ejemplo.

Conductas de las personas hipócritas que los dejan al descubierto

Sin embargo, todos sabemos que la hipocresía, a niveles enormes, hace ya a una persona candidata para ser etiquetada justamente como, “hipócrita”, y algunas veces no nos damos cuenta de ello. Aquí hay 7 comportamientos, creencias y tendencias de las personas hipócritas que pueden revelar su verdadera identidad:

1. Intenta castigar a alguien “señalándolo” por cualquier falta

Si su hipocresía ha cruzado la línea, tú – actuando en buena conciencia – les notificas de eso para que se den cuenta. En lugar de que la persona admita la culpa y se disculpe, tú eres reprendido y menospreciado. Tal vez el hipócrita irá un paso más allá e intentará humillarte públicamente.

2. Aura de condescendencia y superioridad

El nivel de arrogancia y superioridad de un hipócrita, está en el límite del narcisista. Dirígete a ellos equitativamente, y probablemente te irás sintiendo como un estudiante que acaba de ser reprendido por el maestro. Ellos (directa o indirectamente) se burlan de tu intelecto, madurez (irónico), o la estabilidad.

 

3. Las reglas no se aplican en las personas hipócritas

Pero esas reglas son muy aplicables a otros. Al igual que el famoso gánster Al Capone, los hipócritas están “por encima de la ley”. Su sentido innato de derecho, les excusa para actuar como les plazca. Como otros son inferiores, las reglas deben usarse para mantenerlos controlados.

4. Excusas, mentiras y más de lo mismo

Predeciblemente, los hipócritas son prolíficos (a menudo patológicos) fabricantes de excusas y mentirosos. La verdad, no importa cuán convincente sea la evidencia, no les preocupa. Si observas cualquier procedimiento en la sala de audiencias en la televisión, seguramente serás testigo de que un hipócrita / narcisista dice bruscamente alguna mentira audaz – y delante de un juez. Delante de alguien que puede llevarlos a la cárcel.

Los hipócritas tienen excusas para todo. Encontrará que pasan mucho más tiempo excusando su comportamiento y nunca realmente lo hacen para mejorarlo. En lugar de disculparse o admitir la culpa, simplemente ignoran la realidad y argumentan con evidencia sólida cuando se enfrentan con ella. Los supervivientes a este tipo de personas con esta patología, también notan a menudo que a ellos les parece disfrutar de la emoción de mentir. A veces parece que han plantado evidencia que realmente les permite atraparlos. Mienten incluso cuando con decir la verdad basta. ¿Por qué? Porque engañar a otros es lo que hacen. Es el único punto culminante de sus vidas, de otra manera serían insufriblemente aburridas.

5. “Haz lo que digo, no como yo lo hago.”

Sus acciones nunca parecen coincidir con sus palabras encantadoras. Tienen expectativas muy altas en ti, pero no parecen seguir esos estándares. Se les permite ir a cenar con su “loco/a” ex que está “todavía enamorado” de ellos, pero te aplicará la “llave del silencio” si quieres salir con tus amigos.

6. Siempre jugando a la víctima

Muchas personas hipócritas darán excusas por su mal comportamiento. A menudo, estas historias están hechas con un efecto dramático para ganar la simpatía de los demás. Insistirán en que odian el drama y, sin embargo, son probablemente la persona más dramática que hayas conocido.

7. No es (y nunca será) su culpa

No importa cuán desagradable sea el comportamiento, cuan audaz es la mentira, qué impulsivo es el acto, nunca es culpa del hipócrita. Y replicando, el falso puede incluso sacar tus viejos errores (reales o percibidos), en un esfuerzo por justificar sus acusaciones (que de hecho, no les importa, de todos modos).
Conclusión

Los hipócritas pasan la vida engañando, traicionando y haciendo trampa a tus espaldas o de frente. Pero a pesar de este patrón repugnante de comportamiento, todavía se sienten con derecho a señalar (o inventar) los errores más pequeños en los demás, y ellos los señalarán repetidamente, para negar y excusar todas sus acciones horribles.

Como resultado, pasarás cada vez más tiempo tratando de probar tu ética a la persona más antiética en el planeta. Terminas encima de sentirte culpable por llegar cinco minutos tarde a una cita (hace meses), mientras que alegre, esta persona, te engaña con otro hombre o mujer, por ejemplo.

Si las escalas morales en tu vida parecen estar sesgadas más allá de todo reconocimiento, es probable que hayas encontrado un hipócrita patológico o un psicópata. No hay mucha diferencia. Esta conducta, que puede ser parte de todos de manera superficial, es crónico y enfermizo en este tipo de personas. Si estás con una persona así, no dudes en que debes retirarte de esa relación que nunca tendrá ni pies ni cabeza y te agotará toda la energía.

 

PARA QUÉ…

D18

No me sirve cualquier sueño, pero sobre todo no me sirve cualquier camino. La forma de llegar a lo que amamos y deseamos marca la gran diferencia en nuestras vidas y poco a poco, cuando creces por dentro, te das cuenta de que es el verdadero premio… El sueño está en el detalle, en el pequeño paso, en el día a día, en lo que conviertes en rutina en tu vida, en lo que te atreves a cuestionar y decidir. El sueño se empieza a conseguir el día que te das cuenta de que lo que importa es cómo llegas a él y decides apostar por tu coherencia.

Puedo no llegar a la meta pero, no puedo permitirme no saber encontrar la paz cuando me dé cuenta de que no la alcanzo, ni fallar en esto de sobrellevar la pena de no cumplir planes, ni acabar listas de objetivos.

Aunque puedo tardar un día o dos, tres años o un siglo en hacerme a la idea de que a pesar de que nada es imposible no todo pasa, no todo llega y a veces en eso hay cierto sentido. A veces, el premio principal de tu vida es lograr encajar las derrotas y convertirlas en éxito. Conseguir la actitud de un ganador mientras asumes que no llegas a la meta o que no llegas primero… Una vez consigues eso, esa magia, nada se resiste. Porque te has transformado…

A veces, las cosas que deseas no suceden. O al menos eso nos parece… Tal vez porque no se ve qué es lo que estás dibujando con los tumbos que das a cada paso, hasta que has dado los suficientes como para poder tomar perspectiva. Hasta que te levantas de ti mismo y te miras desde el aire y ves que no caminabas en círculo sino que dibujabas en la tierra tu firma, que dejabas tu huella sin saber para quién… A veces, no estás en el camino que deseas pero descubres que eres útil en él para muchas personas y sabes que es en realidad tu camino… Porque estás haciendo en él lo que soñabas hacer en otro y no te has dado cuenta de que no importa cómo sino para qué.

La vida nos moldea y a veces nos pone en nuestro sitio. Nos recuerda que fallar es necesario y que cada error es un maestro para dar el siguiente paso… Un paso que a menudo puede cambiar de sentido, de rumbo, desaparecer o hacerse tan pequeño que parece que no avanzas nada, que no pasa nada en tu vida porque no te mueves…

Echar tus raíces lleva tiempo. Uno tiene que escoger a qué tierra pertenece, en qué mundo vive, a qué cielo aspira, qué le sacude y le conmueve. Tiene que conocer todos sus recovecos oscuros y haber encontrado todas sus aristas más cortantes antes de que los primeros brotes se abran paso a través de la tierra y vean la luz.

Echar raíces requiere tanta paciencia que los impacientes a veces se cansan.

Requiere tanto entusiasmo, que los entusiastas a veces se agotan y se quedan dormidos.

Requiere tanto trabajo, que los más trabajadores a veces abandonan porque se sienten desnudos y vacíos, porque acaban creyendo que cae en saco roto.

Echar raíces a veces te deja tan roto que no recuerdas qué estabas haciendo ni para qué. Y al final, sólo llegan los que resisten, los que aguantan no saben cómo, los que se empeñan de verdad .

A veces, los que llegan lo han soportado todo porque a medio camino decidieron que lo que importaba no eran precisamente las hojas sino las raíces. Porque se dieron cuenta de que el trabajo de mirar hacia dentro para conocerse y aceptar todo lo que allí encontraban era tan valioso que la verdadera cosecha era crecer hacia abajo, hacia la tierra… Crecer por dentro y sentirse sólido y a la vez ligero. Soltar la carga de tener que llegar a nada en concreto… Agradecer el poder respirar, el sentir, el tocar, el acariciar este día sin que este día tenga que ser tasado, valorado, recordado, sin que se tenga que asignar a nada una nota, un número de cuenta, un valor añadido…

No es lo que hacemos, es para qué lo hacemos.

A veces, el que llega es el que está en sí mismo y no el que produce sin saber para qué. El sentido que le damos a nuestros logros lo cambia todo. No somos máquinas de producir, somos seres humanos que necesitan darle sentido a lo que hacen. Nuestro “para qué” es tan importante que a veces no conseguimos lo que soñamos porque no lo tenemos claro o porque lo hemos confundido. Si queremos llegar para demostrar, no llegamos jamás porque el que necesita ir dando lecciones al mundo nunca habrá dado las suficientes… El que va llenando huecos ahí afuera para ser admirado y compensar con ello el amor que no siente por él mismo, nunca recibirá suficientes halagos… El que está en el camino porque ama el camino y desea la meta para seguir amando y compartir, ya tiene su recompensa en cada milímetro que avanza.

Las metas importan pero, al final, a medio recorrido podemos descubrir que las que estamos anhelando no son las verdaderas sino las que pensábamos que era nuestras pero eran de otros… Que nos hemos puesto retos asequibles y en realidad aspiramos a más, pero nos conformábamos porque no creemos merecer de verdad… O por el contrario que nos elevamos tanto el listón que en el fondo nos estábamos castigando, nos hacíamos subir una montaña muy alta para demostrar que nada nos frenaba y asegurarnos sufrir durante el ascenso… Lo que importa de verdad es cómo llegamos y nuestra forma de aceptar la derrota, el cambio de rumbo, el desatino y el error.

Lo que importa es la sonrisa, el abrazo, el aliento que nos queda para que al día siguiente sigamos dando la lata con algo hermoso que conquistar…

Sin perdernos cada momento, cada detalle, cada pequeño gesto de la vida….

No podemos decir sí a todos los caminos para llegar porque algunos nos piden dejar el alma antes del último ascenso y eso nos convertiría en huérfanos de nosotros mismos.

Lo que importa está en nosotros y pasa por sacudirse la angustia y caminar. Si el camino a tu sueño no pasa a través de ti ni te pide que saques tus penas al sol, no es el camino que buscas…

No me sirve cualquier camino, porque el sentido de andarlo es llegar a mí mientras recorro todos mis miedos y mis rarezas y suelto todas las necesidades que me inventé para soportarlos. No importa cómo, ni dónde, ni a quién… Sólo para qué.

No importan las hojas, lo que importa son las raíces…<AUTORA… 

31783238_1657802967667975_107948531196624896_n

 

UN ANILLO DE COMPROMISO PARA MI MADRE…

Un joven, de agradable apariencia, se paseaba entre los aparadores de la joyería poniendo especial cuidado en los ANILLOS DE COMPROMISO, en su cara se notaba felicidad por lo que la empleada se acerco a el para preguntarle si deseaba que le mostraran alguno.

– Puedo servirle en algo, desea le muestre alguno de nuestros anillos?

Le pregunto la linda empleada con una hermosa sonrisa en su rostro.

– Si gracias, puede enseñarme ese que está ahí, el que tiene esa hermosa piedra, la más grande y brillante por favor.

– Este es el que usted desea?, le dijo la dama mostrandole un bello anillo de oro blanco el cual tenía engarzado un diamante hermoso.

– Ese es el que me interesa Señorita! Me puede dar el precio?

La chica le informo el costo del anillo y el se dispuso a pagarlo entusiasmado.

– Está próximo a casarse?

– No, para nada…. Es más, no tengo novia!

Este anillo es para mi Madre. Ella nunca tuvo uno sabe, debido a que mi padre la abandono cuando supo que estaba embarazada y pese a que muchos le insistían en que abortara, ella opto por conservarme y luchar por que saliéramos adelante. No fue fácil, pero con mucho esfuerzo pago mis estudios y se convirtió en mi amiga, en mi maestra que me enseñaba más allá de los libros las bondades de la vida y que siempre debemos estar agradecidos por lo que somos y por lo que tenemos. Ella es mi psicóloga, que me ayuda con mis problemas cotidianos, es mi doctora cuando me enfermo, es mi Chef favorita que me prepara los platillos más suculentos… Ella en pocas palabras es mi todo! 

Es quien me dió la vida y gracias a ella soy lo que soy. Por esto y mucho más, ella se merece este ANILLO DE COMPROMISO que hoy le daré, como señal de mi agradecimiento y mi amor por ella, este anillo representará mi compromiso, de que si ella no me abandonó nunca y siempre estuvo para mi, hoy que he terminado mis estudios y tengo un trabajo, le prometo que a ella no le faltará nada mientras yo viva. Ella ya no tendrá que trabajar, ahora lo haré yo y ella me esperara en casa, así como yo la esperaba a ella cuando niño.

La empleada con lágrimas en los ojos, no pudo sino expresar solamente tres palabras: LO ADMIRO MUCHO!

Y se dispuso a darle el mejor descuento, ese que solo les dan a los clientes distinguidos de la joyería…

Ojalá más jóvenes pensaran como el chico de esta historia. Las Madres que por diferentes circunstancias de la vida se quedan solas a cargo de uno o varios hijos, merecen todas las consideraciones del mundo y sobre todo, merecen ser valoradas por los esfuerzos que solo ellas y Dios saben que han pasado.

El Señor bendiga a todos esos hijos que ayudan a su Madre, porque El les pondrá grandes cosas en su vida.

Quien honra a sus Madre, la vida y Dios se los premiará!

 

PRESENTACION…QUISIERA

 

UNA BONITA PRESENTACIÓN. SOLO TENEIS QUE PULSAR>>>QUISIERA SER

 

Heridas

Heridas

A veces siento que me he cosido a mí misma. Como si fuera una muñeca de trapo remendada por todos los costados… Se me caía un ojo y lo cosí. Se me salía el relleno e hice un apaño. En ocasiones, el remiendo ha quedado perfecto, como nuevo. Otra veces, no he encontrado el mismo color o no he sabido reparar lo roto con la misma destreza con la que estaba hecho en un principio y ando por la vida con un ojo de cada color y algunas cicatrices. Soy un ser asimétrico y deshilachado, pero estoy aquí.

Durante mucho tiempo, me he mirado a mí misma y me he visto una muñeca rota, cuando en realidad era una muñeca que ha sabido curarse a sí misma, que ha encontrado la forma de seguir a pesar de los accidentes, los obstáculos y todas la veces que no ha sabido saltar y ha tropezado o ha caído. Cuando he mirado al espejo a esa muñeca, he sido a menudo incapaz de ver el valor de lo reconstruido, de lo remendado… He visto la torpeza y el dolor, el miedo a ser una muñeca usada y olvidada por no ser la muñeca más hermosa, por ser una muñeca cada vez más antigua… He visto las cicatrices sin darme cuenta de su extraordinaria belleza, de su valor, de la importancia que tiene para cualquier ser humano amar sus grietas y rincones más oscuros para poder así dejar que su luz salga al exterior…

A veces, me miraba y no me veía porque estaba demasiado ocupada ocultando mis heridas e imperfecciones… Tapándome con la máscara para que nadie viera que mi sonrisa era una mueca de dolor, de miedo, de soledad infinita… La soledad de alguien que hace tiempo decidió que estaba sola y nunca nadie iba a poder ayudarla, la soledad de alguien que renunció a la esperanza porque conservarla le hacía demasiado daño… De alguien que se cansó de esperar una mano amiga que nunca llegó… Ahora lo tengo claro, esa mano no podía llegar. No podía porque ella no permitía ayuda, porque había instalado la soledad muy dentro y había decidido que era responsable del mundo y de llevar su peso y su cargo… Nadie puede ayudar a alguien que se obsesiona con no ser ayudado y cuando lo hace, esa ayuda no llega o no se ve. Esa ayuda no podía llegar porque sus pensamientos habían decidido por ella que nunca llegaría… Y además, la vida siempre te pone a prueba y te deja solo para que entiendas que ya lo tienes todo, que en realidad nunca estás solo si te amas y confías… Pero para entenderlo tienes que aprender a mirar las cicatrices y ver en ellas un logro, un regalo, una muestra más de tu capacidad de crecer y adaptarte… Un destello de luz que descubre tu enorme poder para seguir a pesar de todo y descubrir que la esperanza no es algo que se espera, es algo que ya se tiene, que está en ti, que vive dentro de ti… Que no se trata de esperar en realidad, sino de vivir intensamente cada instante y dejar que llegue lo que llegue, porque no hay más remedio que estar a todas y darle la vuelta a las situaciones y encontrar el reverso suave de las hojas… Y construir con las piedras del camino, con los palos que te dan en la espalda, darle la vuelta a los sueños no cumplidos como si fueran calcetines y descubrir que en realidad son el primer paso a otros sueños mejores y más grandes… Convertir tus lágrimas en posavasos y tus miedos en catapultas… Darte cuenta de que todo tiene sentido, en realidad, que todo encaja pero que tu forma de verlo y percibirlo es la que te juega malas pasadas… Que el espejo sólo te muestra lo que te predispones a ver, a sentir, a ser… Y que lo que encuentras en el camino son en realidad tus pedazos por recomponer, pistas para descubrir qué te ocultas a ti mismo, qué no te atreves a decirte todavía y que es tan necesario para poder unir las piezas y sentirte tú, sentirte libre. El camino te cuenta historias para que tú escribas tu historia, para que tomes del pasado las lecciones y con ellas dibujes tu presente… Porque a veces las heridas son caminos que te llevan a ese lugar que buscas y que ya está en ti pero no puedes encontrar porque miras con dolor y con miedo… Sin presente no hay futuro. Por ello, no hay nada peor que tragarse este momento sin vivirlo esperando que el tiempo pase y todo cambie, sin notar la vida ni sentirla… Porque sólo llega el futuro que esperas si construyes el presente que con vida, con ganas, con alegría… Si miras y eres capaz de ver la belleza que hay en ti… La de verdad.

El otro día alguien le dijo a la muñeca zurcida algo maravilloso… “En realidad tus sueños ya se están cumpliendo, pero no lo ves porque no confías, porque esperas.”

Y es cierto, el error es el primer paso para llegar al sueño. La duda es el reverso del acierto. Estás en la primera página del libro y no ves el final y crees que has abierto el libro equivocado pero te falta paciencia y te falta sumergirte en las páginas del libro y vivirlas y sentirlas y disfrutarlas… El día que hoy eliges vivir es una réplica del día que vivirás mañana. Con cada decisión que tomas, replicas un momento futuro, marcas un rumbo, escoges un sentido, un para qué… Y hoy gozas, aunque no veas a dónde te llevan tus pasos porque lo que buscas no llega, mañana gozarás…

Ya estás tocando lo que deseas, pero no lo ves porque miras con los ojos del que no sabe lo mucho que merece, del que no se acuerda de que jamás estás solo, del que tiene miedo a descubrir su propia grandeza…

Y si ahora eliges ser feliz pase lo que pase, qué importa qué pase… Este es el sueño. Esta es la mirada de la muñeca rota que se cose y decidecomprender lo mucho de lo que es capaz en lugar de perder el tiempo, las ganas y la energía recordando el pasado y llorando por sus heridas.La muñeca a la que ya no se le escapa este momento pensando en lo que vendrá… Que ya no espera porque ya es lo que quiere ser.

HECHO POR ESTA GRAN ESCRITORA… Mercè Roura @merceroura,

 

Medicamentos que dañan el riñón…

31

Medicamentos que dañan el riñónPor: Hercilia Ortiz
Más vale prevenir que lamentar y si tienes Diabetes se mejor estar informado y conocer cuáles son los medicamentos que dañan el riñón. Medicamentos que dañan el riñónEstos son algunos de los medicamentos que podrían afectar la salud de tus riñones:AnalgésicosComo fenacetina o paracetamol.
El uso prolongado de estos medicamentos para tratar el dolor podría dañar las estructuras internas de los riñones. Por lo general, esto ocurre como resultado de la automedicación para aliviar algún dolor crónico.Antiinflamatorio no esteroideoIbuprofeno, naproxeno, ácido acetilsalicílico y algunos fármacos para tratar la fiebre y resfriado común.Este tipo de fármacos reducen el suministro de sangre a los riñones, por lo que el uso prolongado de los mismos podría ocasionar un daño a estos órganos.EstaninasMedicamentos para controlar el colesterol.De acuerdo con la Clínica Mayo, en casos poco frecuentes, podrían generar que las células de los músculos se degraden y liberen una sustancia a la sangre que podría dañar los riñones.Medicamentos para la acidez estomacalOmeprazol, EsomeprazolEstos fármacos pueden afectar el equilibrio de los electrolitos y con ello provocar un daño en estos órganos.Medicamentos antimicrobianosAntibióticos, antivirales y antimicóticos Estos fármacos se filtran por medio del riñón, y al usarlos de forma indiscriminada ponen a trabajar a estos órganos a marchas forzadas, lo que con el paso del tiempo genera que estos comiencen a fallar.Suplementos herbolariosMuchos de estos aunque parecen inofensivos, contienen potasio, mineral que en exceso podría afectar los riñones.¿Qué hacer para evitar que medicamentos dañen los riñones?
Lleva una lista de todos los medicamentos que consumes y pregúntale a tu Médico si la combinación no podría afectarte.
Recuerda que si tu Médico te recomendó alguno de ellos, deberás consumirlo tal cuál lo indica sin exceder la dosis para evitar que este pudiera afectar tus riñones. Si tienes dudas consulta con él la pertinencia de seguirlo tomado.
Evita automedicarte.
Fuentes: American College of Cardiology; National Kidney Disease Education Program.

 
 
A %d blogueros les gusta esto: