RSS

Archivo de la categoría: LA CRISIS…

PERSONAS POSITIVAS…

3d2e5c2936fc443947608f4ddd9a9b94

Qué hacen las personas positivas para huir de las energías negativas

Estamos rodeados de energías negativas, casi por todas partes. Allá donde vamos hay gente quejándose, haciendo cosas que le perjudican a él y a los demás o intentando minarnos la moral con sus críticas y argumentos limitantes. Algunas personas logran mantener el optimismo incluso en los ambientes más tóxicos. ¿Qué hacen las personas positivas para huir de las energías negativas que les rodean?

La energía negativa que se propaga puede influir en nuestros pensamientos y acciones. Evitar las fuentes de energía negativa es indispensable para tener éxito. Pero todo el mundo puede ser afectado por las emociones negativas. Solo se valen con inteligencia de ellas aquellas personas que aprendieron a lidiar con ellas. ¿Cómo? De las siguientes formas:

Las personas positivas crean la felicidad desde su interior

La gente positiva no busca la felicidad en estímulos externos. Cuando buscas la felicidad fuera de ti, tu estado de ánimo decae en cuanto el estímulo exterior desaparece. Esto produce inseguridad y adicciones.

4723d90aba0ccb5cd13be7ba0dbeee02

En su lugar, las personas positivas buscan fuentes internas de energía positiva. En esta situación, el estado de felicidad no depende tanto de la situación externa como de la forma de enfrentarse a las situaciones. El estado de consciencia permite filtrar las energías negativas a través de la búsqueda de la paz interior.

Las personas positivas evitan a las personas negativas

Puede que esta sea una de las cosas más importantes que una persona puede hacer para mantener la energía positiva. Hay un dicho popular que dice que “el que evita la ocasión evita el peligro”. Pues algo así sucede con esto. Evitando a las personas tóxicas no hay riesgo de que te contagien.

El problema es que esto precisa de algo que no siempre tenemos: valentía y determinación. Hace falta mucho valor para evitar estar con personas negativas, sobre todo porque las que más nos afectan suelen ser personas importantes en nuestra vida, puede que incluso realmente queridas.

frases-pensamientos-reflexiones-bellas-imagenes-9

Pero evitar a las personas tóxicas tiene más ventajas que desventajas, sobre todo porque cuando decides estar con ellas lo haces libremente, con las pilas cargadas y escudo protector reforzado. Cuando decides tú, controlas tú. Esa es una gran arma.

Las personas positivas creen en sí mismas

Una de las cargas más tóxicas y negativas a las que nos enfrentamos todos es a la negatividad de quienes no creen en nosotros, de los que nos critican o intentan limitarnos, la de los que nos hacen un reflejo de sus incompetencias y frustraciones.

Las personas positivas tienen claro que su éxito depende de creer en ellas mismas, incluso aunque nadie más lo haga. Al fin y al cabo, cada uno es responsable de su propia vida.

frasesdeesperanzayanimoparaempezareldia

Las personas positivas hacen ejercicio y están en contacto con la naturaleza

El ejercicio físico favorece la liberación de endorfinas, las hormonas responsables de sentirse bien. El ejercicio también ayuda a gestionar el estrés y a aumentar la autoestima. Todo esto da lugar a un cóctel de optimismo y energía positiva, que ayuda a mantenerse fuerte ante posibles oleadas de negatividad externa.

Además, las personas positivas están en contacto con la naturaleza con regularidad y pasan tiempo al aire libre. La naturaleza y el aire libre favorece la relajación, la introspección y la consciencia de uno mismo.

El ejercicio, el estar al aire libre y mantenerse conectado con la naturaleza funcionan con un recargador de energía positiva y para filtrar las posibles toxicidades que nos hayan infectado.
personas positivas 3 mujer guru

Las personas positivas aceptan el fracaso y asumen sus responsabilidades

Las personas positivas aceptan el fracaso porque saben que es la única manera de aprender y crecer. Las personas positivas comprenden las emociones negativas que el fracaso les provoca, pero no se quedan lamentándose, sino que se recuperan y siguen adelante.

Además, las personas positivas siempre asumen la responsabilidad de lo que sucede en sus vidas, y no buscan culpar a otros para justificar sus errores. Las personas positivas se centran en lo que pueden mejorar y analizar lo sucedido para hacerlo mejor en la próxima ocasión.

Las personas positivas no buscan la aprobación de los demás

Depender de las opiniones de los demás hace a las personas vulnerables, manipulables y dependientes, incluso adictas. Las personas positivas lo saben, como también saben que no es posible agradar a todo el mundo. Por eso no buscan la aprobación de los demás, sino que actúan según su propia escala de valores.

Las personas positivas escuchan las opiniones de los demás, pero no dejan que dentro de ellas penetre nada más que lo que ellas consideran que puede ser útil para su crecimiento. Además, saben agradecer una crítica constructiva y enfrentarse a una que pretende destruirles.

Las personas positivas creen que todo tiene solución

Las personas positivas son conscientes de que todo tiene solución, todo menos la muerte, siguiendo la máxima que enuncia que “mientras haya vida, todavía queda esperanza”. Para las personas positivas siempre hay una forma de superar un obstáculo.

personas positivas 4 mujer guru

Incluso cuando tocan fondo, las personas positivas son capaces de recomponerse y mirar hacia arriba con la intención de hacer lo que sea necesario para hacerse más fuertes y volver a subir.

losarcanosx026

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 31, 2017 en AÑO NUEVO, ADELGAZAR, ADICCIONES, AFRICA, ALBORTO, ALZHEIMER, AMERICA ESTADOS UNIDOS, AMISTAD, BIBLIOTECA DIGITAL MUNDIAL., CATÁSTROFES NATURALES, CENTROAMERICA, CULTURA, DEPORTE, DERECHOS HUMANOS, DIA DE LA MADRE, DIA DEL PADRE, DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA 8 DE MARZO, DIA MUNDIAL CONTRA EL TRABAJO INFANTIL, DROGAS, EL EGOISMO, EL LADO MAS OSCURO, EL LIMON, EL PERDON..., EL SAHARA OCCIDENTAL, ELKOURIA CHICA RETENIDA EN TINDUF, ENFERMEDAD DEL CANCER, ESCRITORES Y POETAS, FAMILIA, FERIA DE ABRIL SEVILLANAS, FIESTAS, FONDOS DE PANTALLAS, FRANCIA, FRASES, GRIPE A, HAITÍ, HISTORIA, HISTORIA DE ESPAÑA, HUMILDAD, HUMOR, huracanes centro America, IMAGENES, INVESTIGACIÓN, JAPON, JESUS DE NAZARET, justicia, LA BELLEZA, LA CRISIS..., LA MUJER EN AFRICA, LA PACIENCIA, LEYENDAS, LOS HIJOS, LOS NIÑOS, MADRE TERESA DE CALCUTA, MADRE., MALOS TRATOS, MARCELINO CAMACHO, MARTA DEL CASTILLO, MATANZA EN LIBIA, MEDIOAMBIENTE, MENTES POSITIVAS Y RELAJACIÓN., MEXICO Y SU HISTORIA, MI PERFIL, MIS REFLEXIONES, MUJER Y MALTRATO, MUSICA, Noche de San Juán, NOTICIAS Y PERIODICOS, PERIODICOS Y NOTICIAS, PERIODISMO, PERSONAJES HISTORICOS, POEMAS, POLITICA, PPS, PREMIO NOBEL DE LA PAZ, PSICOLOGIA, RELIGIÓN, RINCON DE LA FE..., SALUD, SALUD Y BIENESTAR, SALUD Y BIENESTAR 2, SAN VALENTÍN, SENTIMIENTOS, SOLIDARIDAD Y PAZ, TERREMOTOS, TSUNAMIS, UN CIEGO..., Uncategorized, VIAJES VIRTUALES., VICTOR CASTRO SANTILLAN, VOLCANES

 

LA DIFERENCIA ENTRE QUERER Y AMAR…”EL PRINCIPITO”

el-principito

La diferencia entre querer y amar explicada por El Principito

Querer y amar son ambos sentimientos maravillosos pero, sin duda, distintos. Todos (o casi todos), tenemos un propósito firme e intangible en nuestra vida: amar a alguien con todas nuestras fuerzas.

Pensamos en esto y lo deseamos fervientemente por el simple hecho de que pensamos que la consecución de estos objetivos nos encamina a la felicidad. No nos equivocamos al pensar que el apego saludable es indispensable para recorrer nuestro mundo.

Sin embargo, por diversas razones, acabamos confundiendo el querer con el amar y viceversa. Como consecuencia de esta confusión llenamos nuestra mochila emocional de falsos “te quiero” y de “te amo” vacíos.

La sabiduría emocional que encierran los diálogos en el Principito

Saint-Exupèry nos brinda un magnífico pasaje en El Principito que podemos traer aquí con el objetivo de aportar luz sobre esta poderosa realidad emocional que nos afecta a casi todos en un momento u otro de nuestra vida.

—Te amo —le dijo el Principito.
—Yo también te quiero —respondió la rosa.
—Pero no es lo mismo —respondió él, y luego continuó— Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía. Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.

Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo.

Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro. Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento.

Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza. Y conocerse es justamente saber de ti, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error. Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como pareja, padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí. Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar.

—Ahora lo entiendo —contestó ella después de una larga pausa.
—Es mejor vivirlo —le aconsejó el Principito

Otra preciosa explicación relacionada con la diferencia de la que hablamos es aquella que las enseñanzas budistas nos ofrecen. En ellas se afirma sabiamente que si quieres a una flor, la arrancas para tenerla contigo, y si “amas” a una flor, la riegas todos los días y la cuidas.

En definitiva, cuando amamos a alguien le aceptamos tal cual es, permanecemos a su lado y buscamos dejar posos de felicidad y de dicha en cada momento. Porque los sentimientos para ser puros e intensos tienen que venir de muy adentro.

Por eso es esencial hacer un ejercicio de trabajo interior y cuestionarnos si lo estamos haciendo bien, si estamos gestionando bien nuestros apegos y nuestros sentimientos o, por el contrario, estamos confundiéndonos por el deseo de ponerle palabras duraderas y profundas a nuestras relaciones.

Viviana Baldo

12919671_896300953800765_5688579003202195346_n

 

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 48.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 18 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

 

El buen hábito de la siesta exprés

64337_10204353563818546_1202821354003418368_n

El buen hábito de la siesta exprés

Dormir es un período de actividad del mismo nivel que estar despierto. Lo único que cambia son las percepciones sensoriales, que al dormir se reducen. El cuerpo continúa con su actividad, aunque de diferente manera: se esfuerza por realizar varias tareas para recuperarse de todo el día, garantizar su mantenimiento y prepararse para el día siguiente.

De ninguna manera podemos privar al cuerpo de esta actividad de recuperación, conservación y preparación, sin la cual se resentirían tanto nuestra salud como la calidad de nuestra “primera vida”, esa en la que nos encontramos despiertos y conscientes.

Las fases del sueño

Dormimos en ciclos de 90 a 120 minutos. Una noche de descanso está compuesta por entre tres y seis ciclos, y cada uno de ellos tiene cinco fases:

  • El adormecimiento. A la hora a la que solemos dormirnos, nuestro cerebro segrega las hormonas que provocan bostezos y somnolencia; es el momento en el que resulta más fácil quedarse dormido. A medida que el sueño nos va invadiendo, los músculos se relajan, nuestro estado de alerta disminuye y el pulso y la respiración se ralentizan. Duración: de 3 a 12 minutos.

  • El sueño ligero. Nos hemos quedado dormidos, pero cualquier estímulo exterior (un ruido o el contacto físico) puede despertarnos. Duración: de 10 a 20 minutos.

  • El sueño lento ligero. Los signos vitales se ralentizan y se hacen más regulares. La actividad muscular es prácticamente imperceptible. Todavía escuchamos ruidos exteriores, pero ya no nos despiertan. Duración: 10 minutos.

  • El sueño lento profundo. Ocupa la mayor parte de nuestro descanso. La temperatura disminuye y los signos vitales son completamente regulares. El cuerpo y el cerebro se encuentran en reposo. Duración: de 15 a 20 minutos.

  • El sueño paradójico: la actividad eléctrica de los ojos y el cerebro gana en intensidad. La mente está despierta, pero no percibe el entorno. El pulso y la respiración son irregulares. El consumo de aire y glucosa es tan alto como cuando se está despierto.

El ritmo de las ondas eléctricas del cerebro durante el sueño paradójico es similar al de cuando estamos despiertos. Aunque el cuerpo se encuentre inerte y la persona dormida, el cerebro está muy activo. Por eso a esta fase se la denomina sueño paradójico. Ocupa el 20% del primer ciclo y, a medida que la noche avanza, es cada vez más larga. Dura entre 15 y 20 minutos y equivale al 25% de nuestro descanso total.

Por qué hay que dormir

Dormir permite estimular las defensas inmunitarias, la gestión del potencial energético, el crecimiento, la regulación de la temperatura y la presión arterial, el descenso del estrés y la tensión, la conservación de la memoria, el aprendizaje, la producción hormonal y la división celular.

En concreto, el sueño lento (tanto el ligero como el profundo) permite al cuerpo recargar sus reservas de energía para el día siguiente y recuperarse físicamente, y hace que los órganos y tejidos dañados por los esfuerzos se regeneren. Durante la fase de sueño lento profundo tiene lugar la división celular y la producción de la hormona del crecimiento, que hace crecer a los niños y que en los adultos tiene un efecto “rejuvenecedor”.

El sueño paradójico es el momento de la noche consagrado a los sueños. Permite recuperarse de la tensión nerviosa, ordenar los recuerdos de la jornada, grabar la información y olvidar aquello que nos resulta inútil.

Aunque durante el sueño paradójico se produzca una gran actividad cerebral acompañada por un gran consumo de energía, este tipo de sueño es fundamental para la mente. De hecho, a diferencia del sueño lento, que resulta reparador desde el punto de vista físico, el sueño paradójico lo es desde el punto de vista mental.

Los síntomas de la falta de sueño

Afirmar que una noche de descanso tiene que durar un número concreto de horas y que esa cifra es válida para todo el mundo es un disparate.

Cuando nuestras noches son demasiado cortas, aparecen una serie de síntomas:

  • Bostezos. Una inspiración larga, una breve apnea, a continuación una espiración corta, seguida a veces de lagrimeo o estiramientos… todo ello permite estimular la vigilancia y proporciona una corta sensación de bienestar, a pesar del cansancio.

  • Ojeras. Aumenta la cantidad de sangre en el contorno de los ojos, donde la piel es extremadamente fina, produciendo un color oscuro. La transparencia de la piel depende de cada persona, lo que explica que a algunas personas se les noten más que a otras las ojeras.

  • Necesidad de excitantes. Cuanto más tiempo estamos despiertos, más adenosina -la hormona del cansancio- acumulamos. Este neurotransmisor se fija sobre los receptores del sistema nervioso y nos avisa de que necesitamos descansar. Los excitantes como el café no eliminan la fatiga, se conforman con esconderla, impidiendo a la adenosina que se fije sobre los receptores. El estado de vigilancia se ve temporalmente reforzado, pero eso no disminuye la necesidad de dormir.

Anuncio especial

¿Sabía usted que algunos compuestos naturales no sólo logran aliviar el dolor de la artrosis, sino también reactivar la producción del cartílago de las articulaciones y con ello recuperar la flexibilidad y retrasar -e incluso evitar- el implante de una prótesis? Descúbralo en este video.

Continúa el e-letter de hoy:

Una solución ante una noche de poco descanso

La siesta es imprescindible para aquellos que se deben conformar con un tiempo de descanso nocturno menor del que necesitarían, tanto por motivos profesionales o escolares como por cualquier otra razón (haber prolongado una salida nocturna, haberse quedado viendo la tele hasta más tarde de lo que se pensaba…). La siesta les permite entonces saldar su “deuda de sueño”.

Pero no sólo en caso de déficit de sueño resulta beneficiosa la siesta, sino que lo es para todo el mundo. La somnolencia que experimentamos después de comer no se debe a la digestión (aunque una comida copiosa pueda acentuar el efecto), sino a una necesidad del cuerpo, que reclama un poco de descanso. Nuestro ritmo de vida se divide entre períodos de actividad y períodos de relajación y hay que saber cómo alternarlos.

¿Siesta “exprés” o siesta “a cuerpo de rey”?

La siesta exprés dura entre 10 y 20 minutos. Es demasiado corta como para que caigamos en un sueño profundo, permite que nos relajemos y también que nos despertemos a una hora fijada por nosotros mismos.

Por el contrario, la siesta a cuerpo de rey (de una hora o más) se consigue dejando que nos despertemos de manera natural. Tras esa siesta, al salir del sueño paradójico o del sueño profundo, la mente está confusa y tiene una sensación desagradable que tarda en desaparecer. Cuando se encuentre en esa situación, algunos ejercicios de gimnasia le servirán para despejar la mente.

Las siestas exprés no sólo son buenas cuando necesita un pequeño sueño reparador tras una noche en la que no ha dormido lo necesario. Por el contrario, son beneficiosas todos los días. Como en toda disciplina, sólo se puede llegar a dominarla con entrenamiento. Al despertarse, se encontrará más descansado, más alerta, más dispuesto y menos tenso.

La siesta a cuerpo de rey quedaría entonces reservada para algunos casos concretos:

  • Niños.

  • Trabajadores en turnos de noche; es obligatorio desayunar y descansar desde que se deja de trabajar y en las mejores condiciones posibles (es decir, sin riesgo de sufrir interrupciones).

  • Antes de una noche en la que se prevé que no se va a descansar lo suficiente. Se trataría de dormir después de mediodía anticipándose a un trabajo de noche o a una salida nocturna.

Cuando ha dormido mal, le resultará muy fácil echarse la siesta. Si se encuentra verdaderamente cansado, podrá hacerlo prácticamente en cualquier sitio. Yo mismo, que tengo de siempre un sueño ligero, suelo dormir la siesta muy a menudo. Y mientras que para poder pasar una buena noche necesito unas condiciones especiales (oscuridad, silencio, calidad del colchón, temperatura moderada, etc.), después de comer me resulta muy sencillo echarme una siesta exprés de 5 a 10 minutos.

Aunque prefiero con diferencia estar tumbado en un sofá para la siesta exprés, puedo conciliar el sueño casi en cualquier sitio si no queda otro remedio. Me acuesto boca arriba, me aíslo un poco (tapándome los ojos con lo que sea), respiro profundamente varias veces… y caigo dormido en segundos.

Su efecto es extraordinariamente beneficioso. Esos pocos minutos me sirven para ganar más horas (sí, horas) de trabajo productivo al final del día. Y por la noche, me permiten escribir el siguiente Tener S@lud.

 

DEBO CONFESAR QUE…

cropped-rosas-iluminadas-spa2215.png

DEBO CONFESAR QUE: 

 

Que yo también tengo un amor inolvidable y un secreto inconfesable…. 

 

Que en mi mente planeo conversaciones que nunca se van a llevar a cabo… 

 

Que odio pelearme por una ESTUPIDEZ con alguien que realmente ME IMPORTA… 

 

Que detesto cuando me dicen “TE EXTRAÑO” y no hacen nada para verme… 

 

Que a mí también se me paró el corazón con el “¿te puedo hacer una pregunta?”. 

 

Que yo también tuve un nudo en la garganta cuando me enteré de algo y tuve que fingir que todo estaba bien… 

 

Que yo también tuve un ataque de sinceridad y luego pensé: ¿para qué lo dije???? 

 

Que odio irme temprano de un lugar y que después me digan TE PERDISTE LO MEJOR! 

 

Que me di cuenta que estoy esperando algo que nunca va a suceder… 

 

Que me encanta cuando una canción me hace RECORDAR como si estuviera viviendo ese momento inolvidable nuevamente. 

 

Que PREFIERO estar loco y SER FELIZ que ser normal y amargado. 

 

Que ME GUSTA oír las mentiras cuando SÉ TODA LA VERDAD… 

 

Que Con MÚSICA: HE BAILADO, HE LLORADO, HE REÍDO, HE RECORDADO,HE BESADO y HE AMADO….. 

 

Pero ante todo…debo confesar que… 

LO VOLVERÍA A HACER!!!!!

 

SITUACIÓN DE LA CRISIS EN ESPAÑA…INDEPENDIENTES DEL PRÓJIMO

images0E5LXEAP

INDEPENDIENTES DEL PRÓJIMO…

 “Es importante percibir en qué medida tu propia felicidad está ligada a la de los demás. No existe la felicidad individual totalmente independiente del prójimo”. (XIV Dalai-lama). Acabo de leer esto y me ha sonado, en el buen sentido, a música celestial. Me ha reconfortado interiormente.

Y es que ando estos días un tanto cabizbaja y meditabunda pensando en la preocupante situación de mi país, con más agujeros que un queso gruyere por las mordidas de corruptos de toda condición y pelaje.

He intentado meterme en la piel de tanto sinvergüenza de corbata o fino tacón, y me da escalofrío pensar en la esencia vital de alguien que cree que puede esquilmar y arrasar desde una banalidad tan escandalosa.

Hay mucha buena gente que no puede ser feliz si no le llega para llevar bien alimentado a su niño al colegio; hay mucha buena gente que no puede ser feliz si ha tenido que volver a casa de sus padres a que la pensión de los abuelos sea su medio de vida; hay mucha buena gente que no puede ser feliz cuando ve que los jóvenes de su familia no pueden tener un trabajo digno y aportar riqueza intelectual, profesional, laboral y de pura fuerza de la juventud; hay mucha buena gente que tiene que marcharse a ver qué se cuece por otros países e intentar llevar una vida digna; hay mucha buena gente que vino a nuestro país como inmigrantes a mejorar sus condiciones de vida y se han tenido que marchar de nuevo.

Hay mala gente que, aunque numéricamente, comparada con la buena gente, es un grupo mucho menor, el mal que producen crece exponencialmente, con lo cual el daño llega a niveles de tsunami o de bomba nuclear. ¡Qué exageración!, dirá alguno. ¡Eso es demagogia!… se escandalizará otro. Será que todavía no se han leído el VII Informe Foessa 2014 sobre la pobreza en España. Creo que el documento completo tiene 700 páginas.

Pregunten qué piensan de la mala gente, a los que han dejado sin sus ahorros con las preferentes (jubilados y pequeños ahorradores de toda la vida). Mala gente que ha echado la soga al cuello en forma de hipoteca leonina y han sacado de sus casas a mucha buena gente. Mala gente que se sintió con el privilegio, sin hacer preguntas, de utilizar “tarjetas negras” mientras el Estado suministraba millones de euros (nuestro dinero, para entendernos) para reflotar el fiasco de la entidad bancaria que se las suministraba. Mala gente que se ha aprovechado del dinero que debía dedicarse a la formación de trabajadores. Mala gente que compuso programas electorales para atraer a los votantes y una vez en el poder los han troceado, recordado, esquilmado…

¿Es feliz la mala gente? Creo que no, francamente. Aunque desde el exterior lo que vende sea la opulencia y el derroche, desde el punto de vista psicológico la ambición, la codicia y la corrupción masiva dan un diagnóstico de extrema gravedad: el miedo se apoderó de las vísceras de la mala gente, con un peligro añadido: ni siquiera saben que están enfermos y que su enfermedad arrasa por donde pasa.

Envuelta en estos pensamientos llegó el Día de los Difuntos y pensé: ¿Cómo gestiona la mala gente la cercanía de la muerte y su vida corrupta? ¿Tienen columbarios en los paraísos fiscales para almacenamiento de sus saqueos? ¡Por favor, miren lo que pasó con los tesoros de los Faraones! ¡Léanse lo del Rey Midas… murió de inanición y en perfecta soledad rodeado de estatuas de oro!

Tiene razón el XIV Dalai-lama, no existe la felicidad individual ajena a la felicidad del prójimo. Por tanto, concluyo: la mala gente no puede ser feliz a juzgar por la infelicidad que producen. Creen que son felices pero por algún sitio hacen aguas.

Desde que en el año 2007 se tiró de la manta “Lehmans Brothers” (USA) y un putrefacto olor a basura empezó a emerger por los canales del sistema financiero, preguntémonos cuanta buena gente ha quedado en los márgenes sociales y más allá.

Es absolutamente necesario buscar juntos una felicidad colectiva y comunitaria que tendrá que pasar, de forma imprescindible, por la devolución de todo lo robado por la mala gente corrupta a través de una justicia justa, es decir, plena de sentido común; que restituya lo robado y haga descender las cifras de penalidades de la buena gente.

Luego vendrá el pedir perdón, el concederlo y el ayudar a que sean extremadamente felices cumpliendo condenas y privados de la libertad que no supieron usar para el beneficio y la felicidad del prójimo.

 

LA CANELA Y LA DIABETES….

 NJEP

Varias investigaciones tratan de identificar los beneficios que la canela puede aportarle a la salud. Algunos creen que podría ayudar a disminuir los niveles elevados de azúcar en la sangre así como brindar otros beneficios para la salud. De ser así, la canela podría ser una medicina natural para la diabetes. Aquí te contamos los estudios científicos hasta el momento y más detalles sobre la canela y la diabetes.

Luego de enterarse que tenía diabetes, Juan comenzó a buscar distintas alternativas que lo ayudaran a combatir el exceso de azúcar en su sangre para poder seguir consumiendo las pastas que tanto le gustan y los postres que le apasionan. Entonces, alguien le dijo que la canela ayuda a disminuir los niveles de glucosa en la sangre y Juan de inmediato empezó a incluirla en su dieta. Pero ¿realmente funciona?

Desde hace años, algunos estudios sugieren diferentes beneficios de esta planta en relación a la diabetes, sin embargo, las investigaciones desarrolladas a lo largo del tiempo y por distintos grupos de especialistas, demuestran resultados contradictorios y no logran ponerse de acuerdo.

Por eso, es importante que antes de únicamente incorporar a la canela a tu dieta para controlar tu diabetes, también consultes con tu médico. Ten en cuenta que, lamentablemente, todavía no existe una solución mágica que te permita controlar la diabetes y no es posible regular los valores de tus análisis de sangre si no haces cambios en tus hábitos alimenticios y en tu actividad física, y a veces, además de esto, se necesitan medicinas.

La canela es una planta aromática milenaria que a lo largo de la historia ha sido utilizada con diferentes fines medicinales. En particular, de los distintos tipos de canela que existen, se considera que la variedad conocida como canela cassia es la que contiene propiedades curativas.

Si bien sus efectos sobre la salud no han sido comprobados, muchos utilizan su uso medicinal, no sólo para reducir los niveles de azúcar en la sangre sino también para disminuir otras molestias como los vómitos, los gases (flatulencia), los espasmos musculares y estomacales, las náuseas, la diarrea, las infecciones, el resfrío común, la falta de apetito, la disfunción eréctil, las hernias, los problemas en las articulaciones, los síntomas de la menopausia, los problemas menstruales, el dolor del pecho, la presión arterial alta, los calambres, el cáncer y para evitar que los niños se orinen en la cama.

Quiero advertir que no estoy recomendando que lo uses para ninguna de estas condiciones. Estos son síntomas o signos que pueden representar condiciones o enfermedades serias que requieren un diagnóstico correcto y el usar canela u otras cosas en vez de tratar de determinar su causa para establecer el diagnóstico correcto lo antes posible, pueden llevar a complicaciones y causar más dolor y retraso en el tratamiento que realmente necesites.

Entre los principales beneficios de la canela para combatir la diabetes, se considera que podría tener la capacidad de:

  • Mejorar la capacidad de regular el azúcar en la sangre

  • Mejorar la efectividad de la insulina

 
 
A %d blogueros les gusta esto: