RSS

Archivo de la categoría: PSICOLOGIA

ESTOY HECHA DE RETAZOS…

ESTOY HECHA DE RETAZOS…

Estoy hecha de retazos.
Pedacitos coloridos de cada vida que pasa por la mía
y que voy cosiendo en el alma.
No siempre son bonitos,
ni siempre felices,
pero me agregan y me hacen ser quien soy.
En cada encuentro, en cada contacto,
voy quedando mayor…
En cada retazo una vida,
una lección, un cariño, una nostalgia…
Que me hacen más persona,
más humana, más completa.
Y pienso que es así como la vida se hace:
de pedazos de otras gentes que se van convirtiendo en parte de la gente también.
Y la mejor parte es que nunca estaremos listos ni finalizados…
Siempre habrá un retazo para añadir al alma.
Por lo tanto, gracias a cada uno de ustedes,
que forman parte de mi vida y que me permiten engrandecer mi historia con los retazos dejados en mí.
Que yo también pueda dejar pedacitos de mí por los caminos y que puedan ser parte de sus historias.
Y que así, de retazo en retazo podamos convertirnos, un día,
en un inmenso bordado de “nosotros”.

Cora Coralina. Poetisa carioca.

La imagen puede contener: una persona

Toñi Tecles

ESTOY HECHA DE RETAZOS…

Estoy hecha de retazos.
Pedacitos coloridos de cada vida que pasa por la mía
y que voy cosiendo en el alma.
No siempre son bonitos,
ni siempre felices,
pero me agregan y me hacen ser quien soy.
En cada encuentro, en cada contacto,
voy quedando mayor…
En cada retazo una vida,
una lección, un cariño, una nostalgia…
Que me hacen más persona,
más humana, más completa.
Y pienso que es así como la vida se hace:
de pedazos de otras gentes que se van convirtiendo en parte de la gente también.
Y la mejor parte es que nunca estaremos listos ni finalizados…
Siempre habrá un retazo para añadir al alma.
Por lo tanto, gracias a cada uno de ustedes,
que forman parte de mi vida y que me permiten engrandecer mi historia con los retazos dejados en mí.
Que yo también pueda dejar pedacitos de mí por los caminos y que puedan ser parte de sus historias.
Y que así, de retazo en retazo podamos convertirnos, un día,
en un inmenso bordado de “nosotros”.

Cora Coralina. Poetisa carioca.

 

LIBERTAD ALBANO Y ROMINA….

 

LA LEYENDA DEL BESO…

 

Depresión y calidad de vida en la vejez…

Depresión y calidad de vida en la vejez: una mirada multidimensional

EN MAYO DE ESTE AÑO SE HA PUBLICADO UN ARTÍCULO ESPECIALMENTE INTERESADO EN SABER HASTA QUÉ PUNTO LA DEPRESIÓN ESTÁ ASOCIADA CON FACETAS ESPECÍFICAS DE LA CALIDAD DE VIDA EN LAS PERSONAS DE EDAD AVANZADA.

La depresión es un trastorno mental común y una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo (OMS 2020).

Los afectados experimentan un estado de ánimo decaído y pesimista, así como un interés, disfrute, energía y actividad reducidos, durante más de dos semanas. A menudo la depresión se acompaña de síntomas adicionales como cambios en el sueño y el apetito, ansiedad, sentimientos de culpa y baja autoestima o poca concentración.

Los trastornos depresivos se encuentran entre las alteraciones mentales más extendidas en la vejez, con una prevalencia del 7,2% (IC del 95%: 4,4 a 10,6%) para la depresión mayor, y del 17,1% (9,7 a 26,1%) para los trastornos depresivos por debajo de los criterios clínicos de depresión, entre los mayores de 75 años, según un metanálisis de hace ocho años (Luppa et al. 2012)

La calidad de vida (QOL) se puede definir como la “percepción individual en la vida, en el contexto de la cultura y los sistemas de valores en los que se viven, y en relación con sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones” (THE WHOQOL GROUP 1995).

Sivertsen y col. (2015) encontraron una asociación clara entre el trastorno afectivo y la calidad de vida en las personas mayores.

En mayo de este año se ha publicado un artículo (Hussenoeder, FS, Jentzsch, D., Matschinger, H. y col. Depresión y calidad de vida en la vejez: una mirada más cercana. Eur J Aging (2020). https://doi.org/10.1007/s10433-020-00573-8) especialmente interesado ??en saber hasta qué punto la depresión está asociada con facetas específicas de la calidad de vida en las personas de edad avanzada.

Se utilizó una muestra representativa de la población alemana (n ?= 805) y otro de personas diagnosticadas con depresión (n?= 106). Se evaluó la calidad de vida con el WHOQOL-OLD, un instrumento que trata específicamente los vectores que son relevantes para las personas mayores de 60 años.

Como destacamos en el párrafo anterior, el estudio se efectuó sobre un total de 911 individuos. De éstos 498 eran mujeres (54.7%). Los 805 restantes (52.2%) eran parte de la población general, de los que 106 (73.6%) tenían un diagnóstico clínico de depresión.

La primera conclusión es que los diagnosticados de depresión tenían más probabilidades de ser mujeres y vivir con familiares. Tenían, asimismo, menos probabilidades de vivir en pareja y exhibían diferencias con respecto al nivel de estudios.

Comparando a la población general con los datos recogidos en el formulario WHOQOL-OLD, ésta muestra puntuaciones significativamente mejores en habilidades sensoriales, autonomía, participación social.

En todos los casos la población general exhibió una mejor calidad de vida, un resultado que coincide con otros estudios que muestran los efectos negativos de la depresión en diferentes aspectos de la calidad de vida (Cao et al.2016 ; Chang y col. 2016 ; Diefenbach y col. 2012 ; Helvik y col. 2016 ; Ho y col. 2014) y el hecho de que la CDV puede mejorar después de la remisión de la depresión (Helvik et al. 2016).

Además, el número de enfermedades crónicas, las habilidades de la vida diaria y el estado cognitivo tuvieron un impacto significativo en la calidad de vida.

Las personas diagnosticadas con depresión mostraron una reducción de la calidad de vida en relación con las relaciones sociales (WHOQOL-BREF), que coincide con la observación de que la depresión está relacionada con el aislamiento social, especialmente en una población mayor (Alpass y Neville 2003).

Mientras que el aislamiento social, en cierta medida puede ser visto como un síntoma de la depresión, también hay investigaciones que sugieren que éste junto con la pérdida de seres cercanos, son factores de riesgo para la depresión (Choi et al. 2015 ; Courtin y Knapp 2017; Stein et al. 2019). Esto es especialmente problemático ya que las personas mayores, por ejemplo, debido al abandono de la relación laboral, la muerte de seres queridos o las limitaciones de movilidad, son más propensas que las personas más jóvenes a experimentar soledad y aislamiento.

Los individuos con diagnóstico de depresión mostraron la calidad de vida significativamente menor con respecto a las capacidades sensoriales.

Desde una perspectiva metodológica, este trabajo demuestra que un enfoque multidimensional de la calidad de vida en personas mayores es útil ya que no todas las factores/dimensiones se ven afectadas de la misma manera.

En resumen:

El estudio mostró que las personas diagnosticadas con depresión exhibieron una menor calidad de vida con respecto a los parámetros de salud física, psicológica, relaciones sociales y calidad de vida global (OMSQOL-BREF), y con respecto a las capacidades sensoriales (OMSQOL-OLD), actividades pasadas, presentes y futuras, y participación social.

En el análisis de regresión no hubo diferencias significativas entre individuos con y sin depresión con respecto al entorno (WHOQOL-BREF), autonomía, mortalidad y morbilidad, e intimidad (WHOQOL-OLD).

La relación entre depresión y calidad de vida en la edad avanzada es selectiva, en términos de qué aspectos de dicha calidad de vida se ven afectados.

Haz clic aquí si quieres acceder al estudio.

 

SARs-cov-2 ENTRE DARWIN Y FREUD…

Os pongo una reflexión hecha por un gran 

Profesional, sobre el coronavirus, desde mexico, donde ahora esta pegando duro esta pandemia, mucho animo y mucha fuerza para resistir…

 

 

SARs-cov-2 ENTRE DARWIN Y FREUD

…y cuando desperté el sars-cov-2

seguía ahí.

DARWIN.

Un estornudo, u gotas de saliva pueden ser portadores de una estructura micra proteica cubierta de grasa -que solo alcanza su nivel de ser vivo al entrar en contacto con mucosidades de seres vivos, principalmente humanos- que puede provocar severos estados mórbidos e incluso mortales. La morbilidad o mortalidad depende de las condiciones de vida que prevalezcan en los infectados, es decir donde se llega a instalar el virus SARS-cov-2 provocando la COVID 19 la cual puede ser inocua o mortal dependiendo de las condiciones de vida que prevalezcan en la persona. En otras palabras de su capacidad y desarrollo de adaptación.

La teoría de Charles Darwin (1809 – 1882) nos da los elementos para entender, flexionar y re-flexionar sobre esta “nueva realidad” y que no es otra situación que la capacidad de adaptación como lo refiere Darwin en su clásica obra “El Origen de las especies”. Para Darwin la teoría de la evolución moderna señalaba a la selección natural como el mecanismo de la sobrevivencia. Llamó a la selección natural al efecto de la presión ambiental y de competencia con otras especies por los recursos disponibles. En otras palabras la adaptación de la vida se produce en lo que Darwin llama “Selección Natural”. Esta es resultado de dos factores: a) La variabilidad natural que los individuos de una especie heredan a su descendencia para que esta se encuentre mejor adaptada al entorno y b) la presión que sobre dichas variaciones ejerce el ambiente, distinguiendo entre las especies exitosas que se reproducen y multiplican y las no exitosas que disminuyen hasta extinguirse.

La aparición de este sars-cov.2 en la ciudad asiática de Wuhan ha sido prácticamente azarosa a pesar de todas las especulaciones sobre su origen y causas. Este virus ha podido expandir en este 20 20 de nuestra era de manera vertiginosa presionando al mundo entero a modificar radicalmente sus estilo de vida, impactando radicalmente los vínculos humanos. Este virus de acuerdo a la teoría de Darwin es una presión natural sobre el medio ambiente que al instalarse en un organismo y por mecanismos lentos exige a los seres vivos adaptarse a esta

nueva forma de la naturaleza a este proceso de evolución que presiona de manera natural y universal.

Me parece que el virus vino para quedarse, no es algo transitorio. Es una presión nueva que exige nuevas y diversas adaptaciones de nuestro entorno natural como la vida, entendiendo esta como todo lo que se hace para no morir. Los contagios seguramente llegaran a un ”pico” y a partir de ahí, la capacidad de adaptación, modificando los estilos de sobrevivencia podrán llegar los seres vivos a adaptarse a esta nueva realidad (normalidad). Desde la perspectiva biológica (vida) estamos sometidos a una presión de la naturaleza a la que habrá que luchar para sobrevivir de acuerdo a nuestra dotación natural, misma que hemos generado y degenerado a partir de nuestra prácticas de sobrevivencia: alimentación y todos los procesos que nos mantienen vivos desde los procesos biológicos.

Es claro que la especie que sobrevivirá son aquellas que se encuentren más protegidas al impacto del virus y aquella vulnerable está condenada a una adaptación no exitosa, a la extinción.

Han surgido varias hipótesis para para explicar la pandemia desde que si el virus es creado en laboratorio o se trata de una tercera guerra mundial de connotación biológico y muchas hipótesis más. La realidad es que la gente se está muriendo, la prensa nacional reporta que en Estados Unidos, el país más poderosos del mundo, reporta más de 100 mil fallecimientos mientras que su Presidente juega Golf sin cubre bocas.

FREUD.

Los seres humanos, sociales por naturaleza, estamos estructurados vitalmente por vínculos (relación con el otro) de la cuna a la tumba. La fusión del embrión y posteriormente el feto con el seno materno alcanza su estatus de vida independiente a partir del trauma del nacimiento es decir del deshacimiento del útero para ser acogido por una estructura social que lo arropa y acoge desde el nacimiento hasta la muerte, por vínculos igualmente vitales. Y si bien lo importante al inicio es arropar y alimentar al cachorro también importante, e

intrínseco es dar el reconocimiento y la pertinencia a un grupo. No sólo de pan vive el hombre.

El nacimiento nos lleva a buscar asideros para restablecer el estado de “completud”, de esa experiencia inconsciente y mítica que jamás volveremos a lograr, no hay regreso al paraíso de donde hemos sido desterrados, arrojados. Esta ruptura, nos coloca en la experiencia de la falta, de que algo nos ha sido arrebatado, y justo por ello, nos lleva a buscar el retorno del nirvana; esa búsqueda nos convierte en seres deseantes. Seres de deseo, de ir tras el objeto que nos devuelva la completud. La búsqueda del objeto perdido nos marca de la cuna a la tumba y ello nos lleva a establecer los vínculos con el exterior, con los otros en la ilusión de encontrar lo perdido, lo quitado, lo arrancado para buscar nuevos asideros. Lo primero que se ofrece al recién nacido es el pezón, objeto sustituto a través del cual se alimenta al cachorro humano para darle vida pero también la experiencia de placer o evitar el displacer a la que lo llevo el corte del cordón umbilical, la expulsión del paraíso. Y a partir del pezón sobrevendrán todos los objetos parciales que intentaran colmar la experiencia de sabernos en falta. Estos objetos pasan por el cuerpo mismo, los otros, sean familiares, compañeros de juego o laborales, amistosos o íntimos. Todo ellos en forma de vínculos en los que aspiramos, soñamos que nos devuelvan la “completud”, la “unidad”. Son fantasmas que acompañan la vida toda. Toda la vida cultural a la que hemos sido arrojados y que lo que nos ha generado es un malestar, el mal-estar en la cultura.

La experiencia inicial de llegada a la cultura es la de un total desvalimiento según nos señala Freud.

La llegada del virus sars cov-2 nos amenaza de tal manera que nos ha llevado a la humanidad entera a experimentar la extrema fragilidad de la que depende la vida. Todas las conquistas de la cultura como la educación, la ciencia y la medicina se descubren incompetentes para enfrentar este virus que surge en la ciudad Asiática de Wuhan y se esparce en todo mundo, instalándose en los seres humanos (al momento que escribo, suman 5.488 825 personas contagiadas en el mundo, en México de acuerdo a cifras oficiales van 81,400 personas contagiadas y 9044 fallecidas). El virus llega silenciosamente, y así es como ha silenciado a muchos seres humanos.

La característica principal a lo que nos ha obligado la aparición de este virus es el modificar drásticamente nuestro vínculos con los otros. Exige una distancia (sana distancia dice el slogan) nos arrebata la cercanía con el otro. A evitar el contacto intimo en virtud de que este se ha vuelto amenazante para la vida y también del otro lado a la culpa de causar la muerte al otro. Amenaza y culpa son los imaginarios en los vínculos que establecemos con los otros y que el sars cov-2 estructura micra de proteína y cubierta de grasa nos ha obligado a regular las relaciones con el otro. Este momento evolutivo (Darwin) y de vinculación con el otro (Freud) está modificando la Ley, esa estructura que regula, ordena y estructura la vida entre los seres humanos. Y la regulación es fundamentalmente a modificar la distancia entre unos y otros. La tecnología que nos ofrece la comunicación virtual gobierna actualmente y seguramente de manera permanente en el futuro. El amor platónico vuelve a establecer sus reglas. El reto es ADAPTARSE A ESTA NUEVA REALIDAD QUE NO NORMALIDAD.

En el triple registro interconectado, del que nos habla el psicoanalista fránces J. Lacan, lo real se nos presenta una vez más como algo del orden de lo innombrable y que solo aspiramos a bordearlo, acariciarlo e intentar atravesarlo con el imaginario por lo vital aspirando a simbolizar la experiencia. Perdón por el exabrupto Lacaniano dejémoslo como epílogo.

Josévicente.JOS

Mayo 29, 2020.

 

Muere Luis Eduardo Aute, patrimonio de la canción de autor española

DEDICADA A LOS ULTIMOS FUSILADOS POR EL REGIMEN FRANQUISTA EL 27 DE SEPTIEMBRE DE 1975

Muere Luis Eduardo Aute, patrimonio de la canción de autor española

El creador de ‘Al alba’, ‘Rosas en el mar’ o ‘La belleza’ ha fallecido en Madrid a los 76 años

Luis Eduardo Aute, cantante y pintor, en su casa de Madrid en 2016. En vídeo, repaso a la vida del artista. LUIS SEVILLANO | ATLAS

El cantautor Luis Eduardo Aute ha fallecido a los 76 años en un hospital madrileño. Después de sufrir un grave infarto en 2016 ―que lo mantuvo dos meses en coma―, se había retirado de los escenarios. Tras pasar diversos periodos de convalecencia, vivía en su domicilio atendido por sus familiares. En diciembre de 2018 recibió un homenaje multitudinario en el que participaron numerosos artistas como Víctor Manuel, Jorge Drexler, Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, o Joaquín Sabina entre otros. Era algo más que un músico para la España democrática, la misma que creció con sus canciones y se educó con su sensibilidad transgresora y su visión exigente de la realidad. Era la voz más emotiva de la España de la Transición, un fabulador fundamental que, en sí mismo, era una fábula: porque el pintor que nunca se imaginó como músico acabó siendo uno de los cantautores más reconocidos y reconocibles de la música popular española, todo un símbolo de las confesiones sentimentales.

MÁS INFORMACIÓN

Nació en 1943 en Manila, en plena contienda de la Segunda Guerra Mundial. La ciudad se hallaba devastada por los combates entre las tropas filipinas y los invasores japoneses, que perpetraron todo tipo de masacres. Aquel niño llamado Luis Eduardo Aute, que estudiaba inglés en la escuela, hablaba español en casa y tagalo en la calle, creció rodeado de catástrofe. Hijo de padre catalán y madre filipina, hija de españoles, al pequeño le gustaba refugiarse en el dibujo y el cine (con el tiempo, hasta dirigió una película de animación dibujada por él, en 2001: Un perro llamado Dolor), pero eso no quitó para que hiciese mucha vida en la calle cuando, acabada la gran guerra, la ciudad intentó recuperar el pulso y reconstruirse con ayuda del dinero estadounidense. En Manila aprendió a ser un chaval inquieto aunque retraído y tímido, un chico al que con 11 años Madrid le pareció una urbe gris y triste, mojigata y monacal, cuando su familia se mudó a vivir a España.

La última fábula que le gustaba contar a Aute tenía como protagonista un girasol insumiso. Lo hacía llamar el Giraluna, un girasol que, a diferencia del resto, decidía no agachar la cabeza por la noche y aguardaba la llegada de la Luna. Cuando el cielo se fundía en negro, este girasol conocía la Luna y las estrellas y, bajo el efecto de esa luz pura en plena oscuridad, era recompensado con una sagacidad y lucidez especiales por su fe, curiosidad y criterio propio. El Giraluna, ese elemento disidente y diferenciador entre la caterva, podía ser el propio Aute, el juglar político, el cantautor de inmensas canciones de amor, el poeta de lo cotidiano, el artista plástico, el amante del cine, el sutil soñador y el anciano de verbo perspicaz e indignado por los desajustes de un mundo siempre desajustado.

Luis Eduardo Aute durante un concierto en 1983. En vídeo, repaso a algunas de sus mejores canciones. GETTY | ATLAS

A los 16 años ya era pintor y exponía sus primeras obras, pero fue en la música donde, por casualidad, despegaría con fuerza su carrera artística, aun cuando no le gustaban los escenarios. Fue su padre, su “adorado padre” al que el músico no dejó nunca de recordar en entrevistas y charlas, el que le regaló una guitarra cuando estaba en bachillerato. Aute, que se había nutrido de música y cine anglosajones en sus años en Filipinas, se aficionó aún más al rock and roll al escuchar Caravana musical de Ángel Álvarez en la radio. Tocó la guitarra acústica en grupos colegiales, en los que dio rienda suelta a su gusto por Elvis Presley. A su regreso del servicio militar en Cataluña, sin abandonar la pintura e influido por un viaje a París donde conoció los nuevos sonidos franceses representados en Jacques Brel o Serge Gainsbourg, escribió sus primeras canciones. Una de ellas, Rosas en el mar, sería un éxito en la interpretación de Massiel. Mari Trini y Rosa León también lucieron en sus voces sus estampas sentimentales.

Eso le llevaría a publicar en 1967 su primer disco, Diálogos de Rodrigo y Ximena, en el que, influido por el primer Bob Dylan, mostraba un cantautor introspectivo pero también crítico con el mundo que le rodeaba. Con mejor acabado editó un año después, 24 Canciones Breves, un álbum de un perfil más existencialista, marcado por la separación de sus padres y en el que el compositor, que se acababa de casar con Maritchu Rosado –su esposa hasta su muerte–, dejaba ver su particular exploración del universo femenino.

Pese al éxito, vio su aventura musical como algo temporal, intentando dedicarse a la pintura y la poesía. Desencantado con la industria discográfica, pensó en retirarse de la música tras la salida de 24 Canciones Breves, pero en los primeros setenta publicó una fabulosa trilogía discográfica formada por Rito (1973), Espuma (1974) y Sarcófago (1976). Conocida como la trilogía de Canciones de amor y de muerte, Aute, que en aquellos años también compuso bandas sonoras para películas de Jaime Chávarri o Fernando Fernán Gómez, se erigió como un maestro de la sátira social, dueño de un verso libre y expresionista, desbordante de sarcasmo ante las injusticias sociales. Y no sólo eso: maravilló –especialmente en Espuma– por su erotismo, desplegando armas líricas novedosas en composiciones que no trataban a la mujer como un mero artículo. Sería una constante en su carrera y en su mejor obra: en sus canciones el amor no seguía un esquema rígido y superficial, tan propio del pop. De esta forma, en aquella España con el franquismo aún presente, temas como Anda, Nana a una niña fríaSólo tu cuerpo o Lentamente eran toda una transgresión contra morales obsoletas y sensibilidades caducas.

Muchos aprendieron a amar a través de las canciones de Aute, que sin buscarlo se convirtió en un representante de la Nueva Canción Castellana, un joven talento que compartía espacio y visión con el grupo Canción del Pueblo formado por cantautores como Hilario Camacho, Elisa Serna o Adolfo Celdrán. Pero 1978 fue su año clave. Ofreció su primer concierto durante un acto del sindicato de la CNT en la ciudad de Albacete y publicó Albanta, su disco más emblemático, donde poetizaba el rayo de esperanza de la nueva España democrática. Este álbum, que contó con los arreglos de Teddy Bautista, guardaba su himno Al alba, una canción sufriente y de desamor que compuso al hilo de la brutal coyuntura de los últimos condenados a muerte del régimen franquista. Pero contenía más joyas de ese pensamiento insumiso como Anda suelto satanás, Digo que soy libre o A por el mar. Su camino de errante idealista y díscolo, que también había iniciado a su manera Joan Manuel Serrat, más tarde sería el horizonte en el que se fijaría Joaquín Sabina.

Tras sufrir una tuberculosis en Cuba, donde entabló una estrecha amistad con Silvio Rodríguez, su obra quedó empañada de un pensamiento más escéptico pero no por ello menos lúcido con respecto a la existencia, algo que plasmó en la segunda trilogía de su carrera, llamada Canciones de amor y vida y compuesta por De par en par (1979), Alma (1980) y Fuga (1982).

Durante los ochenta hubo criba de cantautores en España, pero él sobrevivió, en buena parte por la complicidad con su público. En ese tiempo publicó trabajos desafortunados y que fueron un fracaso como Templo, y otros más interesantes como Segundos fuera. Su creación musical se redujo a partir de los años noventa, aunque en su catálogo se podían encontrar buenos discos como Slowly (1992), Alevosía (1995) y Alas y balas (2002). Su compromiso político, tan criticado en los sectores conservadores, nunca mermó, apoyando incluso a partidos como Izquierda Unida. Tampoco lo hicieron sus otras pasiones artísticas como la pintura, la poesía y el cine, que le llevaron a abrir exposiciones, editar poemarios y dirigir películas animadas.

Inquieto y exigente, Aute llegó al siglo XXI reconocido como un gran referente musical. La canción de autor española no podía ser lo mismo sin él y muchos se lo reconocieron en numerosos homenajes. En 2000, el disco tributo ¡Mira que eres canalla, Aute! contó con nombres como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Pedro Guerra, Pablo Milanés, Javier Álvarez, Ana Belén, Ismael Serrano, Silvio Rodríguez, Rosendo o José Mercé. Más recientemente, el año pasado, el álbum Giralunas sumó a músicos de otra generación rindiéndole honores como Xoel López, Rozalén, Depedro, Estopa, Leiva, Vanesa Martín, Andrés Suárez, Miguel Poveda o Soleá Morente.

Aute era patrimonio de la canción de autor y todos lo sabían. Una de sus últimas actuaciones fue en Madrid en junio de 2016 en un concierto solidario, al que acudió desinteresadamente como tantas veces hizo a lo largo de su medio siglo de carrera. En la sala La Rivera estaban Vetusta Morla, Los Enemigos, Depedro, Andrés Suárez o La Habitación Roja, entre otros. Llegó con su guitarra al hombro, la camisa por fuera, caminando despacio, con su particular seriedad venerable y una extraordinaria sencillez mundana. Entre bambalinas, se respiraba un respeto omnipotente a su figura. Todos los músicos fueron uno por uno a saludarle. Especialmente emotivo fue el momento en el que Miguel Ríos, enterado de su presencia, le buscó y le abrazó en el estrecho pasillo del backstage al grito de “cómo me alegro de verte, canalla”. Era como ver pasar la historia de la música popular española, con todas sus emociones luchadas y conquistadas, en el abrazo de esas dos viejas glorias.

Minutos después, Aute salió solo al escenario de una sala abarrotada de jóvenes. Quieto, iluminado simplemente por el foco, parecía haber brotado en la oscuridad como ese girasol de la fábula que solía contar. Habló con temple, miró a los rostros de las primeras filas como si fueran estrellas y contó de dónde venía su canción Al alba, que dedicó a todas las víctimas del drama de los refugiados en Europa. Hoy podríamos oírla en mitad de este goteo de ausencias por el coronavirus. Cuando sonaron los primeros acordes acústicos de una incisiva Al alba, el silencio cortaba la respiración. Ahora también. Aunque ya se haya ido, en mitad de unos tiempos terriblemente difíciles, sus canciones fueron, son y serán fábulas con las que explicar nuestras vidas en este mundo de desajustes.

 

5 PASOS PARA SER UNA PERSONA MÁS MADURA…

5 PASOS PARA SER UNA PERSONA MÁS MADURA

ALBERTO

Autor, Conferencista e Influencer en Redes Sociales

La madurez es un proceso gradual que se va dando a través de la vida y que, aunque puedas pensar lo contrario, no tiene mucho que ver con la edad sino con la forma en la que afrontas cada experiencia en tu vida. Hay personas que por muchos años que tengan nunca logran ser maduros.

Ser una persona más madura es algo con lo que podemos comprometernos nosotros mismos, si estamos decididos a ello podemos dar una serie de pasos para lograrlo. Comparto contigo 5 que te serán muy útiles.

Comprométete: Con todos los aspectos de tu vida. Si estás haciendo algo en tu vida que el compromiso sea real, bien sea una relación de pareja, tu trabajo o cualquier otra cosa. Cuando eres una persona en camino a la madurez demuestras el compromiso que tienes con los diferentes aspectos de tu vida y no tomas las cosas a la ligera.

Toma responsabilidad por tus acciones: Si realmente quieres alcanzar la madurez es el momento de dejar de culpar a otros por tus acciones, de buscar excusas externas o de encogerte de hombros cuando te piden explicaciones. Es el momento de empezar a asumir que tus actos tienen consecuencias que tienes que asumir.

Sé agradecido: Con la vida en general. Aunque nuestra situación no se la mejor o la que esperamos siempre hay cosas que agradecer en la vida y esa actitud nos hará mucho más viable salir adelante, entender esta situación es una demostración de madurez muy necesaria.

Ten apertura: Una clara señal de madurez es tener la capacidad de escuchar a otros y entender su posición. Una persona inmadura más bien es alguien que se cierra, que no quiere escuchar y que menosprecia las ideas de otros.

Sé respetuoso: El respeto a los demás, a las diferencia de ideas o a la forma en la que otros actúan es una importante señal de madurez. Apegarse a aquello de haz el bien y no mires a quien (no lo hace), es una demostración de que claramente estamos siendo alguien maduro.

La madurez nos permite ser personas con la capacidad para comprender lo que ocurre a nuestro alrededor y actuar de la forma más adecuada, nos ahorra problemas, nos permite vivir más tranquilos y nos ayuda a enfocar nuestras energías en lo verdaderamente importante.

 

MÚSICA SERENADE Schubert…

 

MÚSICA Y REFLEXIÓN…

 

Charles Aznavour – Quien

 
 
A %d blogueros les gusta esto: